Antonio Mas, un gran precursor apasionado de la vitivinicultura argentina

Antoniomas-1
Foto: http://elmalbec.com.ar/

Mencionar a Antonio Más es hablar de un gran capítulo de la vitivinicultura argentina. Gran pionero, inspirador y hacedor de excelentes vinos. Ingeniero agrónomo y enólogo.
Siempre ha resaltado por su innovación, es ingeniero agrónomo hace más de cuarenta años.
Investigador apasionado e incansable. Comenzó a estudiar el terroir de Agrelo, en Luján de Cuyo, cuando nadie hablaba de terruño y luego siguió por Tupungato en Valle de Uco.

Mendocino de pura cepa, estudió Agronomía en la Universidad Nacional de Cuyo, quienes egresan de esta prestigiosa universidad se reciben de enólogos y pueden ejercer esta profesión. Egresó en 1968 y su afán de conocer nuevos terruños, lo llevó a la Patagonia, lugar que vio con un inmenso potencial para elaborar vinos de calidad. Comenzó a vinificar variedades tintas y blancas por separado. De este modo sentó las bases de una nueva vinificación en el sur argentino. Vinificó la cepa blanca Semillón de zonas frías. Cepa con la que rindió su última materia en la carrera.

Allí en la tierra de los fuertes vientos, de la estepa y de las montañas con nieves eternas descubrió una enologia que había sido trabajada por inmigrantes y en donde tantos las cepas blancas como las tintas estaban todas mezcladas en un mismo viñedo. Y cómo si esto fuera poco, también se vinificaban juntas. Esto llamó mucho la atención de Antonio. Su pasión y obsesión por la ampelografía (estudia la identificación y clasificación de las cepas) lo llevó a encontrar variedades traídas por los inmigrantes, a plantarlas y vinificarlas por separado.

Así de este modo, sentó las bases del hoy en día terroir patagónico. Trabajó junto a otros grandes hombres y referentes de la vitiviniultura y además con el  INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria). Sumado a que  realizó un post grado de Programación Agropecuaria en la FAO (Food & Agriculture Organization).

Años después con toda la experiencia, el conocimiento de las variedades y del terruño patagónico en 1992 funda Finca La Anita. Con la idea de Chateaux francés y cuando  pocos se referían a las bodegas pequeñas como bodegas boutique, luego de la investigación en la Patagonia, cultivó uvas y las vinificó cerca del mismo lugar donde se plantaron, con viñedos de gran pureza e individuales y con la filosofía de expresar lo mejor del terroir.

Ahí en Finca La Anita se topó con otro desafío para la época: desarrollar una bodega de pequeña escala y profesional, Porqué desafío? Porque las bodegas existentes eran a escalas grandes y las máquinas que se conseguía estaba diseñada para este tipo de establecimientos. Mas en vez de detenerse, decidió crear y desarrollar su propia maquinaria, inventando todo tipo de equipamientos preparados a su baja escala y a la alta calidad que perseguía. 
De esta época nace el concepto de bodega boutique, término con el que Antonio nunca se sintió muy a gusto. Es en ese momento cuando empieza  produciendo el primer año Syrah, Chenin, Tocai Friulano y Semillón, de nuevo la variedad que lo acompaña durante toda su vida. Al siguiente año plantó el Cabernet Sauvignon y más tarde el Malbec, Chardonnay, Merlot y Petit Verdot.

Terroir

Las uvas con las que se elabora los vinos de Antonio Mas provienen de La Arboleda, en Tupungato.
Una zona plena de álamos y con historia de los Huarpes, los pueblos originarios del lugar.
Un terroir elegido por Antonio para potenciar las maravillosas virtudes del vino argentino.
El clima es templado y con gran amplitud térmica en los meses de envero de la vid (cuando el grano cambia de color), que se traducen en mañanas frescas. Máximas y mínimas absolutas de los meses de verano entre 38º y 7º en las noches. Así se logra que el fruto madure lentamente y desarrolle sus componentes aromáticos, junto a una buena acidez.
Los suelos son de textura fina, profundos, sin presencia de grava.

Pinca Propia

En el 2010 crea el proyecto para todos los consumidores que desearan de tener su finca propia, es decir tener tu propia parcela de viñedo y poder producir tu propio vino liderado por Antonio. Un golazo total.

Como si su apellido lo guiara, en el 2012 compartió un proyecto de investigación con la Universidad Juan Agustín Maza y el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agrícola), y Finca Propia, acerca de “la influencia de las especias aromáticas en el Chardonnay, el Malbec y el  Cabernet Sauvignon.


Foto: https://ecocuyo.com/

Hoy en día Antonio trabaja apasionadamente en Antonio Mas Wines, desde donde aplica todo su savoir faire, todo lo aprendido y siempre celebrando la innovación. Prueba de ello es que sigue explorando e investigando junto al INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) y a la Universidad Agustín Maza, la  influencia que el ambiente de los viñedos le puede imprimir a las uvas y desde ya a los vinos.

Antonio Mas es un orgullo para la vitivinicultura argentina y un ejemplo de pasión, dedicación y compromiso por mostrar los mejores terroirs argentinos.
Él junto a su equipo de ingenieros agrónomos y enólogos elaboran vinos de excelencia para el mercado nacional e internacional.

Fuentes consultadas: https://antoniomaswines.com/                                        http://elmalbec.com.ar/antonio-mas-la-vitivinicultura-te-atrapa-y-se-convierte-en-un-estilo-de-vida/

Esperamos te haya gustado la nota, tanto como a nosotros hacerla.

¡¡Queremos agradecerte por todas tus visitas y tus lindos comentarios!!

Bodega Vulliez Sermet y los viñedos del Litoral

Foto: https://termascolon.gov.ar

Viajar, aprender sobre la cultura, los rincones de Argentina y comunicarlos es algo que nos apasiona y claro, más en ésta época donde hace muchos meses que no emprendemos viaje.

Por eso, hoy te presentamos a la Bodega Vulliez Sermet que se encuentra en la localidad de Colón, en la provincia de Entre Ríos.
Una bodega que también cuenta con cabañas y piscina justo al lado de los viñedos.
Para conocer un rincón de nuestro hermoso Litoral y además probar vinos varietales, de corte y espumosos.

Historia de la vitivinicultura de Entre Ríos

A estas tierras llegaron muchos suizos, del cantón de Valais, franceses de Alta Saboya e italianos del Piamonte. allá por el siglo XIX y ellos fueron quienes dieron impulso a la región y a la plantación de vides. Plantaron las variedades Malbec, Isabella, California, Cabernet Sauvignon, Tannat, Pinot Blanc y Semillón en blancas.

Fue Joseph Favre, un inmigrante suizo quien en 1874 dio inicio a la actividad en estos pagos. Tal cual como habían hecho sus abuelos en Europa, construyó su casa y la bodega al lado.
Entre 1894 y 1916 el país en términos de cultivo de la vid creció un 700 %. Para esa época, Entre Ríos era la cuarta productora nacional de vinos y uvas. Poseían 115 bodegas y 2.500 hectáreas de vides. Parte de esa producción se comercializaba en la provincia y a través de los puertos por el transporte marítimo. Se llevaban los productos a Buenos Aires, Rosario y Santa Fe. Y además se exportaba a Uruguay y Brasil.

En esa época había una fuerte cultura del vino y de todo lo relacionado con él. Concordia, Federación y San José eran grandes centros de esta actividad.
Sin embargo, esta floreciente obra a mediados de 1930 comenzó a mermar. Las provincias cordilleranas empezaban a presionar para tener en sus territorios la uva para la vinificación. La crisis de 1930 y posteriormente una ley de 1.936 del presidente Agustín P. Justo prohibió toda comercialización del vino que no fuera de origen cuyano.

Tristemente -contado por padres y abuelos – muchas bodegas de la zona tuvieron que tirar litros de vino a la calle cuando llegaron inspectores a cumplir con la ley. Muchos propietarios conservaron las vides, no así las bodegas. Algunos continuaron elaborando vino patero.
En el lugar de la vitivinicultura creció la citricultura, los cultivos de arroz, la ganadería y en los últimos años la soja.


Foto: https://www.tripadvisor.com.ar/

Cerca del cambio de siglo, en 1998 gracias a la fuerza y la gestión del legislador Augusto Alasino, la actividad volvió a tomar el lugar que le habían arrebatado.
Jesús Vulliez en 2002 compró la vieja bodega a las nietas de Favre, situada en la ruta nacional 165
Esta bodega fue una de las tantas que quedó dejada de lado con la ley de prohibición.

Para alegría de muchos, la ley fue levantada en 1997 y la familia decidió traer a la luz ese preciado propósito de los abuelos.
En el 2003 se comenzó a restaurar la Bodega (la primera luego de la anulación de la ley) y se plantaron tres hectáreas de viñedos.
Actualmente la bodega cuenta con tecnología de avanzada, además que ha conseguido numerosos premios. Recibe visitas para que conozcas los viñedos, la elaboración de los vinos y con la opción de alojarse en unas hermosas cabañas.

Ubicación

La Bodega Vulliez Sermet se encuentra en la Ruta nacional N° 135, en el km 8, frente al acceso de Colón. Mail: bodega@vulliezsermet.com Te: (3447) 505095

Fuentes consultadas: https://www.vullezsermet.com/

https://www.lanacion.com.ar/lifestyle/entre-rios-vuelve-producir-vino-despues-60-nid2302580

Esperamos te hayas gustado la entrada y que pronto podamos volver a viajar.

¡Muchas gracias por todas tus visitas y tus lindos comentarios!

Bodega Aráoz de Lamadrid: arte, naturaleza y el encanto de las sierras cordobesas

Foto: https://www.cordobaturismo.gov.ar/

Boamapa

En San Javier, provincia de Córdoba y rodeada de las sierras se encuentra la bodega Aráoz de Lamadrid conformando la Finca El Tala.
Elaboran artesanalmente vinos blancos, tintos y rosados.

Un emprendimiento familiar que nació fruto de la pasión y de las ganas de disfrutar de una zona tan linda como es San Javier.
Comenzaron en el 2013 con plantación de Malbec y Syrah. Luego, en el 2014 se plantaron Cabernet Sauvignon.

La bodega lleva el nombre de uno de los patriotas más leales y austeros: Aráoz de Lamadrid. Fue un gran soldado, valiente y guerrero. Luego de haber sufrido una contienda en El Tala y que recibió heridas muy importantes sobrevivió y de ahí le quedó el apodo “Lamadrid el Inmortal”.

Una familia apasionada

Una familia que ama lo que hace y quien le da vida a este bellísimo hotel -bodega. Eligieron este lugar para crear una finca con 10 hectáreas ahí nomás del Cerro Los Linderos, en San Javier, valle de Traslasierra.  La bodega tiene un hotel con una hermosa terraza y un jardín botánico. Se ubica equidistante de la localidad de Mina Clavero – a 46 kilómetros- y a 45 de Merlo, en San Luis.
El hotel tiene cinco habitaciones muy hermosas con conexión a Internet, tal cual aclaran los dueños.

Con el maravilloso aire serrano podés disfrutar de estanques con flores de loto y plantas acuáticas. Además, apreciar obras de arte de artistas locales.
El jardín botánico sorprende por la gran variedad de especies que posee.

La Bodega  y el hacedor de vinos

Federico Zaina es el enólogo de la bodega. Es mendocino y con mucha experiencia y conocimiento. Creció mamando todo lo relacionado al vino y las vides, puesto que proviene de familia de pioneros viticultores en Mendoza.

Con dos tanques de fermentación de acero inoxidable de 4.500 kilos y otros de 2.500 kilos. Cuentan con 28 barricas de roble para la guarda del vino.
Entre los viñedos vas a observar árboles de la flora nativa, varios con más de 200 años de vida
Los vinos de la bodega expresan el carácter del valle de Traslasierra.
Desde este lugar se protege cada especie vegetal y animal, tratando lo menos posible de impactar en su hábitat.
Elaboran en blancos Chardonnay y en tintos Malbec, Cabernet Sauvignon, Tannat y Syrah.

Una experiencia única que ofrece un hotel serrano con bodega y viñedos, productos artesanales de la zona, energías limpias, monte nativo, obras de arte de artistas locales, jardín botánico, piscina de verano, habitaciones climatizadas, agroturismo, paseos, wine shop y degustaciones.

Fuente:  https://hotelybodega.com.ar/

Esperemos muy pronto poder viajar a tan hermoso lugar.

¡Muchas gracias por tus lindas visitas y por todos tus comentarios!

El maravilloso fenómeno del lloro de la vid

Foto: Marcos Fernandez @MarcosWines

La primavera se empieza a sentir, los días son más cálidos y comienza en los viñedos de Argentina el lloro, el inicio del ciclo vegetativo. La savia empieza nuevamente a circular por la planta, preparándola para otra parte del ciclo: el brote de las yemas.
¡¡La naturaleza está ahí, y suceda lo que suceda nos está esperando!!

¿Qué es el lloro de la vid?

Un espectáculo maravilloso que indica que la planta despierta de su letargo invernal. Este lloro genera una barrera de protección y significa el circular de la savia por los sarmientos.

El clima y el suelo comienzan a estar más cálidos y la temperatura pasa de los 9 a 10 grados. Las hormonas que se encuentran en las raíces de la planta comienzan a activarse.
Suele durar entre una semana o diez días. Así la planta se prepara para brotar, florecer y luego convertir estas flores en uvas.
Es el deseo que cómo la vid, te encuentres y saques tu mejor versión, de nuevo, con un renovado ser.

Fuentes consultadas: https://thebigwinetheory.com/2017/09/06/que-es-el-lloro-de-la-vid/

https://www.carlosserres.com/el-lloro-de-la-vid-en-primavera/

De eso se trata, de coincidir con gente que te haga ver las cosas que tú no ves. Que te enseñe a mirar con otros ojos.”

Mario Benedetti