Qué vino es el adecuado para cada maravillosa ocasión

Quevinoelegir
Foto: https://www.espaciovino.com.ar/

Tenés pensado hacer una cena y a varios de tus invitados les gusta el vino.
Por dónde empezar. Hay infinidad de variables: espumantes, blancos, rosados, tintos, vinos dulces y cómo determinar cuál es el vino que vaya  para cada plato.
Aquí una breve guía sobre cuales son los vinos a seleccionar.

Espumantes y blancos
Más allá de la tradición de un espumante para el brindis, son bebidas que van muy bien como copa de bienvenida o con unos bocaditos.
Por eso, si la idea es servir un «amuse bouche» (un aperitivo), brusquetas o entradas cuyo ingrediente principal sean pescados o mariscos van a ir muy bien o espumantes secos o vinos blancos.
Podés echar mano a un Torrontés para la copa de bienvenida y para preparar el paladar o también un Sauvignon Blanc.

Vinos rosados
Solían no ser populares y con el tiempo ha ido cambiando este concepto. cada vez más amantes del vino o amateurs se animan a un vino rosado.
Productores y bodegas de Argentina están elaborando rosados que te dejan con ganas de más. Desde los del color rosado fuertón, a los de piel de cebolla y rosados super delicados que se asemejan más a los blancos que más cerca de los tintos.
Hay rosados de Pinot Noir, Malbec, de Cabernet Franc de Bonarda, etc.
Pueden ser buenos acuerdos de un queso brie o cambembert, son buenos compañeros además de ceviches, mariscos y pescados, buñuelos de espinaca, embutidos y bocados de quesos.

Vinos tintos
Son vinos bastante consumidos por los argentinos.
En este segmento la variedad es importante. Calma. Lo importante es saber que si el plato principal contiene carne es muy buena opción un vino tinto.
Cuando son carnes más bien magras como lomos o carne de cerdo, conejo, podemos hablar de tintos jovenes. De cepas como la Bonarda, la Pinot Noir o la Malbec.
Por el contrario si la carne es más intensa, de cordero o de ciervo, ya vamos a pensar en un vino de más cuerpo. Y vamos a pensar en Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon un Syrah.
Recordá que si te animas a un vino tinto que sea complejo. Es decir hablando de varios meses de paso, de crianza por madera hay que darle su tiempo.
El mejor vino siempre a la último, como broche de oro.

A los postres y los vinos dulces
Aquí la variable es amplia. Desde los dulces naturales, cosechas tardías, los espumantes dulces y los fortificados, passitos.
A cada postre le va su compañero, desde la creme brueleé con un vino botritizado, o un postre de chocolate con un Cognac, un Armagnac o un Ron. Un baklavá con un Torrontés tardío.
Fijate estudiá tu menú, divertite y tené a mano varias de estas bebidas a la hora de agasajar a tus invitados.

Siempre tratá de ir a las vinotecas antes que a los supermercados, porque ahí el idóneo, el sommelier o entendido te va a saber orientar sobre las bebidas más apropiadas que estás buscando.

Cualquier otra consulta, aquí estamos para ayudarte en este apasionante mundo del vino.

¡¡Los leemos y muchas gracias por todos los comentarios!!

Cuándo decantar un vino

Decantador
Decantador

Decantar o no decantar. Esa es la cuestión.
En esta nota te ponemos a tono sobre en qué momento decantar un vino.

En qué consiste decantar un vino
Cuando decantamos un vino estamos pasando el vino lentamente de un recipiente a otro. Es una situación común y se emplean recipientes con diferentes formas que suelen ser anchos en la base.

Qué vinos decantar
Generalmente los vinos blancos y los rosados no se decantan
Los vinos añejos se decantan para eliminar los posos, las borras o sedimentos. Estos sedimentos suelen encontrarse en vinos con cierta evolución, de añadas anteriores.
Las borras o posos como también se los conocen son normales, en ningún caso indica que el vino esté mal.
Al momento de decantar vamos a pasar el vino lentamente para que se deslice por las paredes del decantador.
Por otra parte, varios sommeliers aconsejan no decantar vinos muy añejos, porque pueden perder rápidamente sus aromas. A veces el decantador suele ser controversial.

Otra finalidad de utilizar un decantador es para los vinos que necesitan airearse u oxigenarse, a este proceso se llama trasvasar. Es para que los aromas del vino se despierten.

Hay personas que decantan vinos jóvenes, nosotros no lo aconsejamos, en este caso es mejor utilizar la botella o servir y que la copa haga lo suyo.

Fuente: https://foodandwineespanol.com/cuando-se-deberia-de-decantar-un-vino/

Esperamos te haya gustado esta nota, desde ya te decimos es un placer tenerte como lector apasionado.

«El vino siembra poesía en los corazones»
                                                        Dante Alighieri

Cómo organizar tu cata de vinos

Ordenvinos
Muchas veces nos preguntan cómo degustar los vinos, qué vinos catar y en qué orden.
En esta entrada, te decimos qué hacer.

1- Vinos espumantes secos
2- Vinos blancos jóvenes
3- Vinos blancos reservas
4- Vinos rosados
5- Vinos tintos jóvenes
6- Vinos tintos reserva
7- Vinos tintos añejos
8 – Vinos dulces
9- Vinos espumantes dulces
10- Vinos licorosos

El objetivo de este orden en la cata es ir aumentando la complejidad de los vinos. Es decir, pasar de los vinos más simples a los de más estructura. Además de ir aumentando  el nivel de alocohol y de dulzor.

Si tu idea es probar vinos tintos. Vas a ir del más ligero (podría ser un Pinot Noir), pasando por una Bonarda, un Malbec, para finalizar con un Cabernet Sauvignon, ¿se entiende?
Lo mismo en el caso que quieras degustar sólo blancos. Primero un Torrontés o un Sauvignon Blanc y luego un Chardonnay, que suelen ser vinos blancos con más estructura.

Vos podés organizar la cata con la temática que más te guste.
Desde cata de espumantes, vinos blancos, tintos jóvenes o tintos reserva.

Recomendaciones a la hora de catar un vino

1) Bebé con moderación
2) Cada vez que tomes una copa de vino, tomá una copa de agua. El agua es nuestro gran aliado, ya que nos permite disfrutar más del vino.
3) Temperatura de servicio de los vinos:
– Espumantes de 6 a 8 grados
– Vinos blancos secos entre 10 y 12 grados
– Vinos tintos entre 16 a 18 grados.
– Vinos blancos dulces de 7 a 9 grados

«El vino siembra poesía en los corazones»
                                                     Dante Alighieri

Seis características de los grandes vinos

BotellasMuchas veces a la hora de catar un vino, damos por hecho ciertas cualidades.
Con la idea de desentrañar esta noble bebida, de entenderla cada día más, y que la disfrutes aún más, te presentamos seis conceptos a tener en cuenta cuando descubras un vino.

Acidez: es una característica positiva, hemos escuchado a veces que mencionan «este vino está ácido.»
Puede suceder que la acidez no esté integrada y quizá se sienta más, sin embargo en líneas generales una buena acidez denota frescura en un vino.
Claro está que si el vino es demasiado ácido (toda fruta es ácida y las uvas también lo son) es molesto. Estará en vos dilucidar si es una cuestión de esa añada, de ese vino y si querés darle una segunda oportunidad.

Alcohol: es lo que se produce luego de la fermentación. Es casi la esencia del vino, sino no se denominaría vino.
Si es excesivo también te va desagradar, por el contrario si el alcohol está integrado, le va añadir estructura al vino y además va a brindarte una sensación de calidez.

Madurez: ojo hablamos de la madurez de la fruta y no del vino en sí.
La madurez se relaciona con la acidez y el alcohol, porque cuando la fruta no está tan madura es más ácida, dando vinos con mayor acidez y si la fruta está más madura, va a otorgar vinos más maduros.
Es lo que sucede en Argentina con los vinos del norte, son más maduros y concentrados, en cambio los de la Patagonia, al ser el clima más frío poseen una acidez más marcada.

Taninos
Es la sustancia que en boca la sentís astringente, cómo si te secara el paladar. Lo mismo que sucede con un té muy «cargado.»
Los taninos son naturales y se encuentran en la piel de la uva. Le dan longevidad al vino y actúan como conservantes.
Cuando el vino es joven no tiene tantos taninos.

Barrica
La barrica en un vino le aporta complejidad. Hay buenos vinos sin barrica, aunque los que tienen paso por barrica tienen una gran cuota de calidad. El vino con la barrica se beneficia, ésta le brinda aromas y sabor a vainilla, tostado, notas a frutos secos, a café y varias notas más que hace que el vino desarrolle su bouquet.
La barrica es porosa y de este modo se produce una microoxigenación en el vino que hace que respire y evolucione.

Complejidad
Hay vinos que son para guardar y otros vinos que son para consumir jóvenes. De ésto ya sabes, no quieras guardar todos los vinos.
La guarda en botella en líneas generales, redondea al vino, puede suceder que no sea así.
Un vino que evolucionó, en boca es sedoso y con taninos redondos, en pocas palabras, un espectáculo.
Luego de un buen paso por botella llega el momento en que el vino comienza a declinar.
Entendemos que vos, querido lector sabés el momento adecuado en el que vas a disfrutar ese tan ansiado vino.

Fuente: https://www.vinistas.com/revistadevinos/2017/10/19/grandes-vinos/

Esperamos te hayan gustado estos tips para saber y distinguir los grandes vinos. Todas las sugerencias que nos quieras hacer son muy bienvenidas.

¡¡Muchas gracias por tu visita!! Para nosotros es un honor seas nuestro lector apasionado.

Perfumes del vino: aromas primarios, secundarios y terciarios

pasa20190708_135505

A la hora de catar un vino hay infinidad de perfumes y de aromas.
Hoy te vamos a hablar de los aromas primarios, secundarios y terciarios.
Sabemos que las primeras veces que catás un vino no es fácil distinguirlos.
La clave, es no desistir y cada vez que tomes una copa de vino (siempre por el tallo), acerques bien la nariz e inspires para ver qué sentís. Cerrá los ojos, inspirá y volvé a hacerlo.

La primera nariz en la cata de un vino la hacés sin agitar la copa. Luego vas a girar la copa suavemente, desde la mesa, o si te animás, con la copa elevada. Y ahí con «la segunda nariz», vas a sentir otras fragancias.

Aromas primarios: son los aromas propios de la variedad y se sienten más en los vinos jóvenes. Aroma a fruta, notas florales a jazmín y vegetales. Se perciben en los vinos blancos notas a ananá, pera, algunos cítricos. En tintos, aromas a violetas, ciruela, frutas rojas, frutillas, grocellas, también aroma a moras, algo de pimienta.

Aromas secundarios: son los típicos de la fermentación alcohólica y de la fermentación maloláctica (cuando el mosto pasa de tener el ácido málico al ácido láctico).
Estos aromas le dan cierta estructura al vino.
Vas a sentir aromas lácticos, o a levadura, manteca o mantequilla, algo de crema o nata.

Aromas terciarios: son los aromas que le otorga la crianza en madera, es decir cuando el vino a pasado por barrica de roble francés, americano o cuando ha pasado por los fudres o toneles (los bien grandes). A estos aromas se los denomina a veces como el bouquet.
Sólo en algunos vinos blancos que han pasado por madera, aroma a flores secas, coco, y en los tintos aromas a tostado, ahumado, a vainilla, notas balsámicas: a pino, a eucalipto.
Y la lista sigue, quisimos hacerlo sencillo para empezar a entrenar tu nariz.
Tips sencillos de qué sentir al catar un vino.
Cómo todo en la vida, tenés que darte tiempo, es de a poco. Un entrenamiento, que la mayoría de las veces es apasionante.

Una buena sugerencia, puede ser que lleves notas de cata, cómo hacemos los sommeliers o como muchos amantes del vino. Eso ayuda a modo de guía y a ir creando tu propio registro de aromas.
Finalmente dejate llevar por tu intuición.

«El mundo está lleno de pequeñas alegrías, el arte consiste en saber distinguirlas.»
                                                                                                                                 Li Po

¡Siempre es un placer que nos visites, te esperamos en la próxima entrada!
¡Muchas gracias!

La impronta de los suelos en el mundo de la vid

SuelosNavarroCorreas
Foto: navarrocorreas.com

Cómo siempre queremos brindarte los contenidos más claros sobre lo concerniente a la vid,  su cuidado, crecimiento  y elaboración.
Esta vez vamos a hablar de los suelos.
Cómo todo ser vegetal, la planta de la vid está determinada en gran parte por los suelos.
Hay suelos variados y en ellos sus componentes juegan un papel primordial a la hora que la vid se desarrolle.
De este modo la planta va a adquirir características que le son únicas de acuerdo a los microorganismos, al limo, a la arcilla, o las rocas.
El suelo influye de acuerdo si está en una planicie o si está bien cerca de la montaña.

Queremos aclarar que si bien el suelo es bastante determinante en la calidad de los vinos, no lo es todo. Suelo no es sinónimo de Terroir, ya que este involucra no sólo al suelo, sino también al clima, la mano del hombre y la variedad de uva.
Es importante saber que el suelo para la vid debe ser pobre, es decir con poca materia orgánica.

El suelo es el sostén para la planta de la vid, sumado a las labores y cuidados que brinda el hombre.
Cómo mencionamos anteriormente el suelo debe ser pobre, es decir no debe tener con poca materia orgánica. Ésto condiciona a la vid para que trabaje y para que se esfuerce, de lo contrario tendríamos frutos o uvas grandes y más bien el resultado sería vinos aguachentos.

Los suelos que se consideran relevantes para la vid son:

Suelos arcillosos: en general predomina la arcilla en un 50 %. Suelen compactarse fácilmente formando partes duras. Poseen gran capacidad de almacenar agua y fertilizantes. Generalmente son suelos fríos y difíciles de trabajar. Dan vinos coloridos y alcohólicos.

Suelos arenosos: Son suelos sueltos y con poca capacidad de retención de agua y de elementos nutritivos. La raíz se desarrolla fácilmente.
Vinos brillantes, poco alcohólicos y fáciles de beber.

Suelos francos: contienen en partes similares arena, arcilla y limo. Son suelos equilibrados, fértiles y con buena textura. Son los más «amigables» para la vid. Dan vinos complejos, con taninos firmes y de carácter.

Suelos pedregosos: se caracterizan por elementos gruesos, cantidad de canto rodado y gravas, mezclado con arena y limo. Permeables y con muy buen drenaje. En algunas zonas son suelos calcáreos en donde predomina la caliza.Las piedras de estos suelos son las encargadas de reflejar la luz,Vinos elegantes, y delicados.

El color del suelo da pistas de qué está compuesto. En general los que son bien oscuros tienen bastante materia orgánica y los más claros cuentan con más gravas.

Fuentes consultadas: https://www.devinosyvides.com.ar/nota/254-los-diferentes-tipos-de-suelos-el-alma-del-vino
https://www.vinetur.com/posts/1841-cual-es-el-suelo-mas-adecuado-para-la-vid.html

¡¡Qué siempre tengas quien te brinde una ayuda!!

¡Muchas gracias por leernos y por ser nuestro lector apasionado!

Malbec, la cepa que en Argentina encontró su lugar en el mundo

Cahors-Image03
Mapa: https://about-france.com

El Malbec ha hecho un gran recorrido, hoy es su día y cómo tal le dedicamos esta entrada.
Cómo diría Mirtha Legrand, el público se renueva y estamos muy de acuerdo.
Por eso te contamos que el Malbec vino de Francia, de la zona sudoeste, de Cahors, de donde es oriunda.
Cepa insignia, cepa adorada, estrella. Los enólogos les gusta porque dicen es muy noble, se adapta, y pareciera “colabora” con su hacedor. Da mucho, se brinda y de ella salen excelsos vinos que nos han hecho brillar en el mundo entero.
Argentina hoy tiene la mayor extensión de superficie plantada de Malbec del mundo.

El Malbec llegó a suelo argentino en 1852 traída por Michel Aimé Pouchet, un año más tarde, en 1853 y un 17 de abril se crea por instancia de Domingo Faustino Sarmiento la primera quinta agronómica.
Fue un antes y un después. este hecho fue uno de los determinantes que el Malbec se posicionara (como se dice hoy en día) como una de las cepas más renombradas.

Filoxera
A fines del siglo XIX se produce una enfermedad para la vid, alrededor de una década más tarde que el Malbec llegara a nuestro país. Esta enfermedad ataca a su raíz, así muchas vides en Europa quedaron diezmadas

Argentina: donde el Malbec encontró su lugar en el mundo
Hoy en día, #elMalbec es quien mejor muestra cómo fue creciendo la industria vitivinícola en la argentina.
Aunque es una cepa de origen francés Argentina es el país con más superficie plantada y con las plantas más antiguas.

Mapamalbec
Mapa: http://blog.winesofargentina.com

Este cepa se cultiva en las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca,
La Rioja, Mendoza, San Juan, Córdoba, Buenos Aires, La Pampa, Neuquén y Río Negro.
Con esta uva se producen vinos simples y complejos. Se adapta mucho. Su uva es generosa y los taninos redondos. Claro que todo depende del suelo, el clima, la latitud, altitud y la mano del hombre.

Actualmente el Malbec ha vuelto a estar presente en su país de origen en las ferias internacionales o en concursos o simplemente por exportación.
Hoy el Malbec está en boca de todos, en ambos sentidos, por degustarlo y porque se habla muy bien de él.
Este vino es ideal para carnes rojas, carnes a la parrilla, pastas con salsa de tomate, quesos duros. Debe ser servido entre 16 a 18º. En todo caso siempre antes de tomar un vino tinto ponelo un rato en la heladera o lo ideal es enfriarlo en una frappera con hielo y agua.

Esperamos te haya gustado esta entrada, te deseamos que celebras el Día Internacional del Malbec con quien quieras y con el vino que más te guste.

¡¡Qué tengas un día espectacular!!

Muchas gracias por leernos y por visitarnos, para nosotros es un honor tenerte como lector.

Vendimia, celebrando el vino argentino

Coscha
Foto: https://www.diariodecuyo.com.ar

Dentro de la guía del vino, no queremos dejar de hablar de un momento tan fundamental, tan decisivo y tan renovador como la vendimia.
El proceso en sí, se refiere al corte de las uvas de las plantas. Sin embargo, implica mucho más que eso. Es el instante en que el enólogo y el ingeniero agrónomo deciden que es hora de separar los frutos de la vid, el período en que después del intenso trabajo del año, viene otro diferente.

Ocho meses pasaron en una labor ardua, comprometida, larga, y a veces de frustraciónes a flor de piel como también apasionante.
No es fácil seguir los tiempos de la vid. Luego del frío, la poda, las lluvias, las temibles heladas. Hubo que pasar vientos, sequías, prevención, cura.
Ya pasó el instante en que la primavera renovó los ánimos y las esperanzas y hubo que tener precaución con las heladas y rezar para que pasaran de largo.
Una de las etapas  más lindas es el envero, cuando el fruto cambia de color, de ahí es la señal que falta menos para el tiempo de cosecha.

El punto justo
¿Cómo se sabe cuando es el momento en el cual la uva puede ser cosechada? Te preguntarás.
Cómo mencionamos anteriormente, diciembre es cuando se produce el envero del fruto, la uva cambia de color. Ahí adquiere el color típico de la variedad (si es Torrontés, Chardonnay, Sauvignon Blanc o si es tinta Malbec, Bonarda, Cabernet Sauvignon y muchísimas más).
La decisión de cosechar dependerá de varios factores: cuán sana esté la uva, el color del grano, la consistencia del escobajo (lo que sostiene a las uvas), si el grano se desprende fácil, si la pulpa está dulce o más bien ácida, las características de los varietales y el estado de las semillas, además del vino que se quiera lograr.
No es lo mismo extraer uva para un espumante (se necesita un vino base con muy buena acidez) que para un cosecha tardía, en donde hay que dejar que la fruta desarrolle mucho más dulzor.

Trabajadores de las viñas
En su gran mayoría son trabajadores golondrinas. Se les dice así porque muchos viven de otros lugares y sólo permanecen para el tiempo de cosecha.Trabajan duro, gastan lo menos posible para llevar plata y sustento a sus familias.
Varios llegan del norte del país de Jujuy, Salta, Tucumán, hay muchísimos provenientes de Bolivia y varios de Chile.
Serán casi tres meses de  trabajo intenso y de mucho cuidado para tomar el fruto que la viña ofrece. Meses que están impregnados de mucho sacrificio, por la inclemencia del clima, por las condiciones en que viven y por la paga, que en varios casos es muy baja.

La vendimia
Es la celebración de toda la gran labranza de un pueblo, de cuando la uva se vuelve vino.
La Fiesta Nacional de la Vendimia, se da todos los años en la provincia de Mendoza. comienza todos los últimos viernes de febrero.

Se lleva a cabo desde el 1936, en 1956 no se celebró por problemas económicos.
Continuó en 1957 y en el 1958. En el 1959 se llamó Fiesta del Vino:
De 1960 hasta 1984 se festejó hasta que el terremoto del 85 obligó a no hacer ninguna actividad.
A partir de 1986 hasta la actualidad se conmemora ininterrumpidamente.
Los 18 departamentos de la provincia eligen reina. Dentro de los eventos principales está La Bendición de los Frutos, que este año se va a hacer el sábado 2 de marzo.
La Vía Blanca de las reinas efectuará su recorrido el viernes 8 de marzo y el famoso Carrusel recorrerá las calles céntricas de Mendoza el sábado 9 de marzo durante la mañana. Más información, hacé click aquí.
Una fiesta maravillosa en donde se ve a Mendoza, a su gente y a su principal producto, el vino en todo su esplendor.
Espectáculos así son dignos de vivir aunque sea una vez en la vida.
La hotelería en Mendoza en esta temporada está a pleno, con lo cual es necesario hacer reserva.

Más allá de la fiesta en sí, desde Vinos y Pasiones queremos enviar un abrazo a todos los que trabajan y caminan la viña, a cada una de las personas que están en el ciclo de vida de la uva, desde el lloro, el brote, la floración, cada proceso, hasta que se vuelve vino.
Muchas gracias por una labor tan sacrificada, por dar lo mejor a pesar del clima y de los tiempos de la naturaleza, gracias por la dedicación y por la pasión.
En cuanto a vos querido lector, ojalá puedas participar de la experiencia de cosechar (muchas bodegas lo ofrecen) o de la magnífica festividad.
Mendoza y cada zona vitivinícola de nuestro bellísimo país huele a cosecha, empieza a celebrar la vendimia. ¿Qué esperás para ir?

Fuentes consultadas: http://elportaldemendoza.com/blog/fiesta-de-la-vendimia/
https://es.wikipedia.org/wiki/Fiesta_Nacional_de_la_Vendimia

¡¡Muchas gracias por seguirnos, por apoyarnos a seguir escribiendo la mejor versión de vinos, gastronomía y turismo!!

Saber de vinos

20180711_193628
A veces nos preocupamos de más por saber de vinos.
Lo cierto es que cómo todo en esta vida, hay que disfrutar el recorrido y no estar pendientes del resultado.
En este exquisito ensayo de Diego Di Giacomo, que plantea qué es lo que define saberr de vinos, cómo se logra ese conocimiento.
No hay nadie, por más experto que sea que te pueda decir que vino te va a gustar.
El vino es una bebida subjetiva, vale decir que si vos probás un vino y no te gusta, eso es valedero para vos y nadie tiene el derecho de decirte que vos no sabés de vinos.

“El mejor vino del mundo”
Algo similar pasa con “el mejor vino del mundo”. A decir de Di Giacomo el mejor vino, no existe, no existió, ni va a existir.
Esto es así, porque todos apreciamos los aromas y los sabores de distinta forma. Esto tiene que ver con nuestros organismos, que son únicos.

Cómo saber si un buen vino nos va a gustar
No hay otra forma que sea comprándolo y además comparándolo.
Las opiniones ajenas, dice Di Giacomo, poco te van a servir.
La oferta es bien amplia para probar, contamos con muchísimos vinos, de diferentes enólogos, zonas. Argentina es verdaderamente amplia en sus zonas vitivinícolas. Así que no tenés excusas. Además también nuestros enólogos, cada vez más buscan y destacan cepas, que antes estaban un poco desplazadas por el Malbec.

Saber de vinos
Primero respetar las ideas de todos y ser humilde. Y volvemos al comienzo, el vino es una bebida subjetiva y como tal lo que algunos van a destacar, a otros les va a pasar desapercibido. Por el contrario un aroma a ruda (planta de uso medicinal), típico aroma de los Sauvignon Blancs no todos pueden percibirlo. El aroma a violetas que transmiten algunos Malbecs.
Por eso el vino es una bebida única, subjetiva, cultural. Lo principal es tener en cuenta que es una bebida para ser disfrutada y no juzgada.

En segunda instancia asistir a ferias, cursos, clases en donde personas que quieren aprender te vayan guiando por el camino de incorporar nuevos conocimientos. El proceso del vino, cómo inciden las distintas zonas, los climas, la variedad, la mano del hombre.
Hacer el ejercicio de comparar vinos de diferentes zonas, de distintas añadas y lugares. Diversas cepas y “registrar” qué sentís, qué encontrás en ese vino.

El vino, con moderación, bebido responsablemente es divertido, es desestructurado, te desinhibe, a decir de Diego es coloquial, entonces ¿porqué ponerles etiquetas que no tiene?
Por ende todos pueden aprender de vinos, la clave está en probar, probar y volver a probar (siempre, siempre responsablemente). Así vas conociéndote y formando tu paladar. Y así vas distinguiendo qué vinos son los que te gustan, la calidad de los vinos, tus gustos personales, comprender virtudes y algún defecto.
¿Todo lo anterior son factores importantes a la hora de disfrutar un vino? Y en parte va a ayudar más conocer los vinos y en el momento de emitir una opinión vas a tener más herramientas.
Tal cual expresa Diego Di Giacomo: «Con la gran importancia que tuvo el vino en la historia de la humanidad, saber de vinos, es saber de cultura.»

Fuente: https://www.devinosyvides.com.ar/nota/858-que-es-saber-de-vinos

¡¡Un placer nos sigas, muchas gracias por tu compañía y tus comentarios!!

El Vino y las rosas, una relación maravillosa

Rosasjpg
Foto: Club Bon Vivir

¿Porqué vino y rosas cómo título de una entrada?

Porque si hablamos de viñedos, las rosas son grandes aliadas. Te invitamos a que leas la nota y te vas a enterar porqué.
Sembrar rosales entre las vides o a los extremos de las hileras es una costumbre que data del 1851. En ese año se propagó en los viñedos de Europa el hongo «oídio», que se originó en Inglaterra.
El oídio es un hongo que ataca a varias plantas, la característica es que la hoja suele mancharse.
Durante siglos los monasterios estuvieron ligados a la vid. Cultivos de vid se encontraban cercanos o alrededor de los monasterios.
Los monjes cistercienses, en Bordeaux, Francia eran maestros en el cultivo de la vid. Ellos realizaban un estudio importante del suelo, observaban su ciclo, empleaban la poda en las viñas y las cuidaban con arte y dedicación.
Ellos aprendieron a aplicarle una solución de azufre a las viñas para combatir el oídio.
Hoy en día esta manera de cuidarlos sigue estando vigente. Los rosales además de ser decorativos, son los primeros en enfermarse y por eso se plantan en los comienzos de las hileras. De este modo, alertan al viticultor de un posible hongo o son las que muestran todo su esplendor cuando el viñedo está sano.

Ya sabés, la próxima vez que visites un viñedo vas a saber el porqué los rosales se encuentran en varios de ellos.

Fuente: http://buenosvinos.org/2018/07/05/la-vina-y-la-rosa-una-amistad-eterna/

“Creo que son muy felices los hombres que nacen donde se encuentran los buenos vinos”
                                                                                                                  Leonardo Da Vinci

¡¡Muchas gracias por leernos!! ¡¡Lo mejor del blog, sos vos, querido lector!!