Jujuy y su selva de yungas

parque-nacional-calilegua
Foto: calilegua.com

La provincia de Jujuy se encuentra en el norte de Argentina.
Hogar de los paisajes más diversos, es dueña de una naturaleza exuberante. Las huellas de la historia habitan en cada uno de sus rincones. Tradiciones ancestrales y horizontes impactantes se combinan para construir un destino diferente. Valles, bosques, arroyos y selvas forman parte de las siempre verdes yungas jujeñas que están ubicadas en el sector oriental de la provincia.
Gran cantidad de aves, mucho verde, un lugar en donde podés olvidarte del ritmo urbano, respirar profundo y cargarte de energía.

El color y encanto de las yungas
La nuboselva, palabra para mencionar a esta área, a la selva de montaña, está emplazada al este de la provincia de Jujuy y con alturas que van desde los 400 hasta los 3000 metros sobre el nivel del mar.
Con gran riqueza forestal y denso follaje la región comprende los departamentos jujeños de San Pedro, Santa Bárbara, Ledesma y parte de Valle Grande. Es la mayor reserva animal de Jujuy con lo cual, podés observar gran variedad de fauna.
Además es posible hacer una escala en la localidad de Libertador General San Martín e ingresar, a 8 km de distancia, al Parque Nacional Calilegua, una de las zonas de mayor biodiversidad de la Argentina: en él moran montañas, bosques y selvas. Una parada imperdible en el viaje.

Parque Nacional Calilegua
Ubicado en el departamento de Ledesma, a 108 km de San Salvador de Jujuy, permite apreciar toda la riqueza que esta selva tiene para ofrecer, en una extensión que va desde el cordón montañoso de la Serranía de Calilegua hasta los cálidos valles tropicales.
A medida que vas subiendo en altura, observas distintos pisos de vegetación. Hasta los 450 metros sobre el nivel del mar, hay selvas de transición.
Hasta los 1800 m.s.n.m., las selvas de montaña muestran toda su frondosidad. Los árboles alcanzan una gran altura y están cubiertos de helechos, lianas y enredaderas; en muchos lugares las capas altas de vegetación no dejan pasar la luz y se forman pasajes sombreados y frescos.
Por encima de las selvas de montaña, se hallan los bosques montanos. Y a los 2.500 m.s.n.m. deslumbra una pradera que alcanza las cumbres máximas de las serranías.
Podés recorrer el parque por medio de red de caminos en donde muchas especies arbóreas pintan el paisaje con las más alegres tonalidades.
Los senderos al Mirador, La Lagunita, Tataupá, La Junta, La Herradura, La Cascada y el Momota presentan el aroma y la frescura de los cedros, laureles, tipas blancas, lapachos rosados, palos borrachos, quinas y nogales.
Los paseos son de diversa dificultad, de todas formas hay desde excursiones para la familia hasta para los más aventureros.

Los caminos llevan a los rincones donde podés avistar, según la zona, a los escurridizos monos caí, tapires, pecaríes, lobitos de río, ocelotes, osos meleros y tarucas.
Disponete a vivir una aventura apasionante, los guías te ayudan a detectar y seguir las huellas de los grandes felinos que aquí habitan: pumas, yaguaretés y el huemul del norte, especie protegida y declarada monumento natural.
En este paraíso selvático es posible contemplar, además alrededor de 350 especies de aves, algunas de las cuales sólo viven aquí o son muy difíciles de localizar en otras áreas.

Durante el invierno, muchas aves de altura migran hacia zonas más bajas. El tucán grande, la pava de monte alisera, el jote real, el batará gigante, el burgo, varias especies de picaflores y pájaros carpinteros están para ser observados y aprender sobre sus hábitos.
Las yungas ofrecen un recorrido en donde se realizan actividades de bajo impacto. Tenés muchas opciones desde visitas guiadas, paseos a pie y trekking.
El parque cuenta también con un circuito de bicisendas para recorrerlo en bicicleta.
Acampar y vivir el ambiente natural a pleno es posible gracias al camping Aguas Negras, situado dentro del parque. En los alrededores se ofrecen, servicios de cabalgatas y mountain bike.
Sea cual sea el recorrido que elijas, al visitar las yungas jujeñas conocés una mítica selva que cuenta la historia de otro tiempo: es encontrarse con un momento natural, puro, prístino, lejos de todo.
Podés hospedarte en el mismo pueblo de Calilegua o en la localidad de General San Marín (ex Ledesma).

Cómo llegar
Hay ómnibus que salen cada hora desde la ciudad de San Salvador de Jujuy para la ciudad de Libertador General San Martín y desde ahí otro ómnibus. Desde aquí podés omar el colectivo de la empresa 23 de Agosto con destino a San Francisco / Valle Grande para llegar al parque.
En auto tenés que tomar la uta Nacional Nº 34, en dirección a  la localidad de Libertador General San Martín – que dista a unos 120 km de San Salvador de Jujuy -. Luego a  pocos metros del puente sobre el río San Lorenzo, tomá la Ruta Provincial Nº 83, que cruza el Parque.

Es aconsejable llevar ropa cómoda, gorra, calzado y ropa de trekking. repelente y protector solar.
El horario del parque es de 8 a 14 hs. Y la mejor época para visitarlo es de abril a noviembre.
Para más información: guias@calilegua.com

Fuente: http://www.calilegua.com

Siempre acercate a las personas que hayan recorrido el camino que vos querés alcanzar. Son los mejores mentores.

¡¡Muchas gracias por tus lindos comentarios!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .