Bodega Noemía: Hans, sus esplendorosos Malbecs y un equipo apasionado

BodegaNoemia

De las grandes alianzas, las buenas uniones salen maravillosos resultados. Así fue como la condesa Noemí Marone Cinzano y Hans Vinding Diers,  decidieron aunar pasiones y encontraron un viejo viñedo de Malbec y lo recompusieron.
Se aquerenciaron en la localidad de Mainqué, en el Valle Azul, provincia de Río Negro y crearon en el 2001 la Bodega Noemía.
Continuaron juntos en este hermoso proyecto por 18 años, actualmente Hans, su mujer y sus hijos son los únicos dueños. La condensa sigue con sus proyectos propios en Europa.

De Stellenbosch a General Roca
Stellenbosch es un sitio renombrado de Sudáfrica en donde se establecieron los padres de Hans para trabajar en la bodega de un amigo en Rustenburg. Allí nació Hans y su hermano y vivieron en Sudáfrica hasta que Hans tuvo cuatro años.
Corría el 1973 y la familia se muda a otra meca del vino, Bordeaux. Ese mundo tan especial del vino lo abrazó durante su infancia.
Teniendo 18 años sus padres lo mandaron a hacer vino a Australia, a otro gran lugar  en donde creó vinos junto a  Murray Tyrrell, más conocido como “el rey de Hunter Valley”, en su bodega Tyrrell’s Wines.
Hans se enamoró de una australiana, quien a su vez lo hizo interesar en el mundo del vino.
Después de dos años volvió a Graves, a Francia, a trabajar en el Chateau de su padre. Allí estaba su primo Peter Sisseck (hacedor del prestigioso Pingus) con quien trabajaron los viñedos codo a codo. El resto del año Hans partía a otro destino vitivinícola a aprovechar otra cosecha y ampliar sus conocimientos.

Con mucha experiencia y trabajando en una empresa inglesa, en 1998 le proponen hacer un joint venture con vinos de Argentina.
Hans aceptó creyendo que era en Mendoza y al final resultó ser en la Patagonia, desde la  Bodega Canale lo habían convocado. Allí realizó el Marcus Reserva en 1998 y luego continuó haciendo consultoría.
Fue en el 2000 que este danés intrépido, explorador y curioso encontró el famoso viñedo del 1932 en Mainqué, un paraje de la provincia de Río Negro.
Con la ayuda de Marcelo Mirás y Oscar Ferrari inspector del INV, conocieron unos viñedos extraordinarios en donde Hans probó la uva de Malbec y fue amor a primera vista.  Lo que lo enamoró fueron esos viñedos antiguos, con el paso del tiempo marcado en cada viña. Viñedos de 1932, un lujo.
Luego de mucho trabajo de campo, investigación, más trabajo y la ayuda de Noemí -su prima -hicieron Malbecs que les trajo muchas alegrías.
Los vinificaron a modo de juego, esas “picardías”, las embotellaron y las llevaron a una feria muy conocida en Europa. El vino de esas botellas no pasó desapercibido y emocionó a muchas personas influyentes del vino.

Despegue
Así fue que las botellas de Malbecs, dos años después de todo ese proceso las mostró en una feria en el 2003 y ese fue un antes y un después en la historia de Noemía. Fue un instante en que la vida dió un giro de 360°.
Ese viñedo, de 1932 de donde había creado esos Malbecs increíbles hizo se enamorara del lugar, y aún luego de haber hecho más de 48 cosechas en muchísima zonas del globo, no sólo en Uruguay y en Chile, sino también en Sudáfrica, España, Hungría, Portugal y Francia, eligió la hermosa Patagonia argentina para elaborar vinos excepcionales.

Canales, riego y el alma del valle
Cesare Cipolletti era un ingeniero hidráulico italiano que vino a la Argentina cuando en 1888 lo contrataron en Mendoza para el régimen de riego. El motivo fue construir las tomas de riego de los ríos Tunuyán y Mendoza.
Luego fue convocado por el gobierno de San Juan para realizar el dique derivador La Puntilla en el río San Juan.
Realizó estudios importantes en las cuencas del río Limay, Río Negro y Neuquén. Fue el creador del sistema de riego del Alto Valle de Río Negro. Gracias a él, el agua llegó a muchísimas chacras para regar miles de hectáreas.

Mainqué y un terroir muy especial
Si hay algo que destaca en esta región son las largas horas de luz que recibe la uva, además de la marcada amplitud térmica y la calidad del agua.
Sus suelos son fabulosos, fluviales, pobres y con algo de calcáreo.
La bodega cuenta con certificaciones Orgánicas y Biodinámicas, como resultado del trabajo realizado en la viña y en la bodega. En cada práctica se tiene mucho cuidado y se le imprime  mucho respeto, logrando actividades no invasivas y naturales.

Las viñas están plantadas principalmente con Malbec, hay algunas parcelas de Pinot Noir y de Cabernet Sauvignon.
El sistema de riego es por inundación de aguas del Río Negro hasta 4 veces al año, a través de un ingenioso sistema de canales que datan de hace casi 2 siglos atrás.

La Biodinámica y Noemía
La biodinamia esta de acuerdo a los principios de Rudolf Steiner.
El suelo recibe preparados biodinámicos, es decir abonos y fertilizantes naturales que le otorgan materia orgánica. utiliza medios naturales y sostenibles para sus cultivos, similares a los de la agricultura ecológica u orgánica, como rotaciones de cultivos, compost elaborado con estiércol de la granja, se controlan las malas hierbas y enfermedades utilizando materiales basados en plantas y minerales.
Además se maneja un calendario biodinámico, quiere decir que se cultiva, se riega, de acuerdo a la posición de algunos astros.
La biodinámica es una agricultura que no hace daño. Con esta idea en Noemia hacen los preparados de compost, rellenan los cuernos de vaca que son enterrados en la tierra en el otoño y luego para la primavera los desentierran y nutren con el humus resultante toda la viña.

Hay equipo
Cada una de las personas que conforman el equipo de la bodega son esenciales y eso es lo desde Noemía se proyecta y transmite. Cada una de estas personas son el apoyo para llevar a cabo los vinos y la filosofía de esta bodega.
Cada día, ellos y ellas son los encargados desde que, sale el sol hasta que se esconde, de velar por los viñedos, los suelos y el cuidado de cada planta para lograr los vinos que tanto se aprecian en Argentina y en el mundo.

Hans actualmente asesora a la Bodega Andeluna, en la provincia de Mendoza, la Bodega Malma en Neuquén y la Bodega Océano en la costa de la provincia de Río Negro.

Hans Vinding Diers | GourmahueNoemía, Mainqué y sus vinos están catalogados como uno de los mejores del país.
Noemía tiene un halo especial, los viñedos y el terroir se abrazan al universo y nos brindan unos vinos maravillosos que con sólo tomarlos te enamoras de la Patagonia al primer sorbo.

Fuentes consultadas: http://bodeganoemia.com/?lang=es
http://www.revistaaire.com/el-enologo-sin-fronteras-que-eligio-la-
patagonia-hans-vinding-diers-bodega-noemia/

Esperamos te haya gustado esta entrada, tanto como a nosotros crearla.
Muchas gracias por tus lindos comentarios y tus visitas.

¡Qué tengas un día espléndido!

Bariloche a la Carta, un evento encantador y para foodies

Barialacarta
Foto: http://travelpedia.com.br

San Carlos de Bariloche te presenta otra edición de Bariloche a la carta.
Si sos lector apasionado, sabes que en Bariloche (cómo se le suele decir) es el sitio hermoso y casi mágico donde nació mi profesión de Turismo.

Para todos los foodies y los que aman lo culinario.
Con un lugares especiales, las catas y degustaciones de vinos y cervezas artesanales, se llevarán a cabo en 40 eventos en hoteles, restaurantes y salones de eventos. Sólo tenés que inscribirte vía web.
Si además te fascina saber y aumentar tus conocimientos vas a poder hacerlo en las clases magistrales y en interesantes charlas que se realizarán el 10 y 11 de octubre en Bariloche Eventos y Convenciones. Allí se darán cita cocineros locales e invitados: como
Federico Gastón Domínguez Fontán del Llao Llao Hotel & ResortPablo Quiven, Lucas Rivas, Ana Arias, Julieta Marmorato, Julieta Caruso, Mauricio Couly, Martín Moroni, Pablo Buzzo, Pedro Lambertini, Ximena Sáenz, Maru Botana, Paco Almeida, Danilo Ferraz, Hernán Criccini, Germán Ruberto y la talentosa bartender Inés de los Santos.

Este año habrá un circuito conformado por mas de 75 restaurantes que te van a brindar menús con precios promocionales (al mediodía y a la noche).
Habrá descuentos de hasta un 40% a través de la  Tarjeta de Beneficios BALC, que se distribuye en toda Bariloche (turismo, hoteles, restaurantes) también la vas a poder bajar aquí, en la web del evento.
Los restaurantes presentarán platos para ser elegidos dentro del mejor del evento. El público eligirá a través de una plataforma digital el mejor!!

La alimentación saludable se destaca y dice presente, por medio de actividades dirigidas a los peques y a los grandes, se busca comunicar y difundir hábitos saludables en nuestra alimentación.

El sábado 13, en el famoso Centro Cívico se va a realizar un gran evento solidario junto a la Sociedad Rural de Bariloche con la idea de fomentar el consumo de la carne de cordero, donde reconocidos chefs e instituciones de la ciudad van a participar. Los que presencien este evento, van a degustar platos originales y fáciles en donde los protagonistas son los ingredientes regionales. Luego se llevarán las recetas a su casa.

Un evento genial al cual vale la pena estar presente y aprovechar el despliegue de platos y productos del sur de nuestro país.
En la Patagonia argentina y en Bariloche se come deliciosamente, y por supuesto se beben excelentes vinos ¡¡Vinos y Pasiones te lo garantiza!!

Fuente: http://www.vinomanos.com/2018/10/5ta-edicion-de-bariloche-a-la-carta/

Muchas gracias por tu linda compañía y por ser parte de nuestro recorrido.

Bodega Museo La Falda, historia y pasión de una región maravillosa

20180914_151635
Vinos y Pasiones estuvo por la Patagonia argentina, visitando bodegas, haciendo Enoturismo, cargándose de energía positiva y perdiéndose en los paisajes de ensueño.
En esta entrada te vamos a contar sobre la Bodega Museo La Falda, ubicada en la localidad de Cipolletti, provincia de Río Negro.

La vitivinicultura en Argentina y en el Alto Valle
La plantación de vides en Argentina se relaciona con la religión, ya que un padre, Juan Cedrón trajo los sarmientos para plantar en Santiago del Estero, luego se plantaron en el norte del país, en las zona de Cuyo, que luego prosperaría mucho y otro de los lugares fue la Patagonia.
La historia de la vitivinicultura en la provincia de Río Negro, tuvo su inicio luego del momento en que se desplazó al nativo en la llamada Conquista del Desierto.

Inmigrantes en su mayoría de origen español e italiano vinieron a trabajar las vides, tenían sus tradiciones de la uva grabadas en el ADN. Así supieron que las bondades y el clima de la región eran propicios para el cultivo de Semillón, Sauvignon Blanc y Chardonnay en uvas blancas y en tintas la Pinot Noir, Malbec, Merlot y Cabernet Sauvignon.
Los valles en donde están plantados los viñedos disfrutan de una de las mayores riquezas de agua del país, con ríos a veces más caudalosos que los del centro norte.
Aquí los protagonistas son los ríos Limay, Neuquén y Negro, gracias a ellos se benefician los centros urbanos, se logra energía para los principales centros del país y ni que hablar de paisajes bellísimos.

20180920_092058
Para el cultivo de la vid, la amplitud térmica es un hecho muy positivo.
La Patagonia, al encontrarse a menores latitudes cuenta con  una gran amplitud térmica (el clima es muy cambiante, siempre llevate abrigo).
Este factor hace que los vinos sean de un color intenso producto de los fuertes vientos. La uva se defiende de ellos ¿Cómo? Así es, engrosando las pieles. ¿Y dónde está el color de las uvas? Si en los hollejos, en las pieles.
Los vinos cuentan en general con buena acidez natural, la amplitud térmica también les imprime un  buen tenor alcohólico.
Uno de los pioneros en el mundo del vino, fue don Humberto Canale y los abuelos del que hoy es propietario de la Bodega Museo La Falda.

Una bodega con mucha historia, esfuerzo y pasión
Traspasamos el portón que da acceso a la bodega con Leandro, el guia de la agencia Arauquén.
Ni bien bajamos del auto, Jorge Herzig nos recibió y nos dio la bienvenida.
Entrar en la bodega es viajar al momento en que el Alto Valle de Río Negro era pura producción de vinos y frutas.
Los viñedos en Patagonia, querido lector, tuvieron su época dorada y eso lo tiene muy en claro Jorge Herzig que transmite todo lo que era este establecimiento en plena época de de cosecha, de producción y de movimiento.

El edificio data de 1910, Centenario de Argentina. Época en la cual nuestro país era grande (¡¡nos dirás claro que es grande!!), aún más, mucho más.
A mi me gusta contarlo, por supuesto que no lo viví, sin embargo como guía de Turismo estudié la historia argentina.
Con mucho placer y orgullo conocí que fuimos un país que – según Horacio Salas -“en apenas cien años, pese a las guerras civiles, mostraba una gran posición económica”. Fuimos el granero del mundo y la producción agrícola era impresionante.
Volviendo al hoy, cuando entrás en la bodega se respira un ambiente de homenaje a quienes fueron los pioneros, no sólo en el arte de hacer vinos, sino también en el modo de hacer crecer un pueblo y proveerlo de recursos que ahí ni existían.

Jorge Herzig, en la nave principal que da acceso al resto de la bodega, nos comenzó a mostras fotos de antaño y nos contó que su abuelo Bernardo, llega a la Patagonia, proveniente de Alemania en 1906.
Su abuela, Felisa Mercedes Paris pisa la Patagonia en el mismo año.
Ellos se conocen y en lo que por aquel entonces era la Estación Limay (ahora Cipolletti), se casan y Bernardo funda en 1910 esta bodega.
En 1979 y 1980 hubieron factores climáticos muy hostiles, heladas (propias de la región) y se perdieron tres cosechas.
Casi sin materia prima, empezó una crisis de la vitivinicultura que no se había visto en el valle, sumado al consumo masivo de la cerveza.
El valle pasó de tener 200 bodegas a quedar sólo 25. Una crisis se apoderó de esta hermosa región y transformó lamentablemente y abruptamente la actividad.
Además, la ciudad de Cipolletti fue avanzando y el establecimiento quedó muy cerca, tal es así que de los 1.000.000 de litros de vino al año que se elaboraban y con mas de 120 personas empleadas de forma directa, Herzig se vió obligado a transformar su producción de vinos de forma artesanal.

Un gran cambio, un duro revés, Jorge, quizá movido por la fortaleza y el tesón de sus ancestros, no se quedó quieto, se adaptó a ese severo traspié y decidió dejar todo como estaba en la época de auge, transformó la bodega y la acondicionó para mostrarla a miles de personas, para que se conozca una actividad que dio trabajo y alegría a toda un pueblo y a gran parte del país.
Así, con ese empuje, con pasión y con la frase “caminar hacia el futuro con la mirada en el pasado”,  las puertas de su bodega se abren y cuando entrás, te sumergís en ese momento en que el vino jugaba un rol importantísimo en el Valle.  Pareciera que escuchás los sonidos de la labor con las viñas, observás la maquinaria de la época, fuerte y pujante.  Maquinaria y herramientas que una vez confirman la riqueza de los trabajadores rionegrinos, inmigrantes y de la tierra patagónica.
Tesón, esperanza, labor, manos negras, viñas que aún producen todo está para disfrutarlo y seguir aprendiendo.
Siendo artesanal, de las casi seis mil botellas anuales de vinos elaborados con la marca Herzig 1910 no están en el mercado, si para los eventos y los turistas. Te imaginarás que una nos trajimos para ser degustada!!

Esta foto muestra el escenario donde se llevan a cabo los espectáculos de Música Clásica o Tango como se va a realizar este año.

20180914_143930

Hoy la tercera y quarta generación organizan  eventos, conciertos, espectáculos de jazz, visitas guiadas, catas, cumpleaños y aniversarios. Carolina, su sobrina, que es chef, está a cargo del Catering.
Los toneles, las cubas de robles, fudres, moledoras, piletas de fermentación, y la cava original, se conservan intactas. La maquinaria de origen alemán, funciona a la perfección. Son testigos del maravilloso tiempo en el cual los vinos patagónicos se realizaban con la ingeniería y en donde eran muchas más bodegas.
¡Hace 20 años comencé con la restauración, pieza por pieza! Nos comenta Jorge apasionado y orgulloso.

IMG-20180920-WA0007

CAVE
Entre este espectacular paseo y recuerdos pasamos a dos cavas intactas y originales, perfectamente diseñadas y con el nombre CAVE, en donde Jorge guarda sus vinos. Frescas, con luz tenue como debe ser el sitio para conservar esta noble bebida.
Otros dos espacios que Herzig atesora y cuida para que se puedan disfrutar.

IMG-20180920-WA0002

Luego, continuamos al salón en donde se desarrollan los eventos y Jorge nos hizo probar los vinos que elabora.

Agustín y yo no salíamos del asombro, cuando degustamos un Malbec, un Merlot con 24 meses de barrica de roble francés. En su generosidad Jorge nos hizo probar una grappa y un destilado de guinda que son propiamente elixires y que él mismo los hace.
En esos vinos percibimos aromas y sabores verdaderamente exquisitos.
Destino y legado familiar hicieron que Jorge cursara estudios para hacerse cargo de la bodega familiar.
Creo que los enólogos buscan que los vinos emocionen, que te hagan pasar un momento mágico. Estos vinos lo logran con el valor agregado de la impronta de una bodega que supo ser grande (fue declarada Patrimonio Histórico de Cipolletti). y se adaptó a los avatares del tiempo y de la economía argentina y aún así brilla y muestra toda su época de esplendor.

Te invitamos a que veas este video en donde vas a viajar por los rincones de la Bodega Museo La Falda.

Si estás por el Valle, tenés que visitar esta bodega, porque es una forma de honrar a quienes hicieron la actividad vitivinícola desde los comienzos y la hicieron prosperar.

Cuando la visites no te vas a querer ir, porque la energía que emana de ese espacio es maravillosa.
Energía y fuerza que los inmigrantes, los viñateros y los familiares de Herzig la emplearon en nuestra Patagonia, en el bellísimo Alto Valle y que es uno de los legados que nos dejaron.
Una energía que la palpás plasmada, en cada suelo, en cada río, barda y árbol.
Lugares así deben ser no sólo respetados, sino también valorados y cuidados.

¡¡Muchas gracias Jorge, por tu pasión y tu devoción en que se conozca la inconmensurable labor de quienes forjaron la vida vitivinícola!!
Muchas gracias a la agencia Arauquén por el traslado, desde la ciudad de Neuquén.

En cuánto a vos, querido lector, ojalá pronto puedas visitar este bellísimo lugar.
Mientras, te recomendados que bebas, con moderación, los vinos de la Patagonia argentina. Tierra de vientos, latitudes inmensas, sol maravilloso, lagos y montañas de películas.

Bodega Museo La Falda
Maestro Espinosa s/n, Cipolletti
Contacto: 0299- 4773168 / 156326734.
Mail: bodegamuseo@gmail.com

“El vino siembra poesía en los corazones.” 
                                                                  Dante Alighieri

Bodega Humberto Canale, una empresa patagónica, cuatro generaciones

Canale
Foto: Caminos del Vino

Si de bodegas del sur se trata, Bodega Humberto Canale son palabras mayores.
En tierra árida, de distancias enormes y con mucho viento nace esta bodega en 1909, en la provincia de Río Negro, a orillas del río homónimo.
Se originó cuando el río Colorado todavía marcaba la frontera hacia lo desconocido.
El establecimiento se encuentra a 8 kilómetros de General Roca y ha sido una de las pioneras.

Para principios del siglo XX, la zona se encontraba virgen y preparada para recibir nuevos proyectos. El coronel Roca, en una campaña cruenta había desalojado a los Mapuches de la Patagonia. Campaña que se conoció como la Conquista del Desierto.

Si te gusta mucho leer te recomendamos el libro Centenium que está en la página de la bodega Canale. Allí está exquisitamente narrado cada paso decisivo en el devenir de esta hermoso establecimiento.

Humberto Canale, tío abuelo de Guillermo Barzi,  actual presidente de la bodega, partió a la zona alta del río Negro. Él era ingeniero civil y había sido alumno del ingeniero Luis Huergo. Éste consultado por el general Roca sobre las posibilidades del área, llevó a sus alumnos a observar y ver el terreno para estudiar qué cultivos eran los ideales. Así fue que, Huergo y Canale se asociaron y compraron 150 hectáreas y dieron origen a la bodega.

barzi
Foto: Guillermo Barzi -Iprofesional

El edificio original se yergue estoico, haciendo honor a sus más de cien años.
La bodega en general tuvo mucho que ver en el desarrollo agroindustrial de la zona.

El río Negro, tributario del Limay y Neuquén fue testigo que empezaran a crecer las primeras vides. Se dice que colonos alemanes fueron los primeros en plantar viñas, algunas versiones expresan que fueron los padres salesianos e inclusive otras versiones dicen que habían sido soldados y generales del ejército de Julio Roca.

El vino de Canale, cómo en muchas otras bodegas, en los primeros tiempos se fraccionaba en Buenos Aires.
En 1930 la bodega pasó enteramente a manos de la familia Canale.
En 1966 la bodega es una de las primeras en eliminar los cajones de 18 kilos y reemplazarlos por los de 400 kilos para la cosecha de la uva.
Desde 1973 la bodega está dirigida por Barzi el sobrino nieto de Humberto Canale.
La agradable sorpresa fue en 1981 para un vino de Cabernet Sauvignon que gana un premio en Vinexpo en Bordeaux.
Los 90 fueron años que trajeron nuevas plantaciones y nueva tecnología.
Actualmente la bodega exporta a 25 países.

Las cepas con las que Canale crea vinos, son Cabernet Sauvignon, Malbec, Pinot Noir, Merlot y en las blancas Sauvignon Blanc, Chardonnay, Semillón.
La bodega presenta varias línea. Entre ellas Humberto Canale Centenium, Marcos Gran Reserva, Old Vineyard, Humberto Canale Estate, Íntimo, Humberto Canale Blush y los espumantes rosados Extra Brut.

Bodegasrionegro
Mapa: Argentina y sus vinos

Humberto Canale es verdaderamente un ejemplo de empresa familiar, patagónica hasta la médula, pionera y pujante. Se ha hecho camino en un terreno duro si los hay y elabora los vinos más sublimes y más nobles. Demás está decir que las cepas que mejor se dan en el clima patagónico son la Merlot y la Pinot Noir, excelentes ejemplares, además de la Malbec, Cabernet Franc dentro de las tintas, y en las blancas:  Chardonnay, Gewürztraminer, Riesling, Semillón, Viognier.
Esta bodega ofrece visitas en donde vas a observar con detinimiento cada proceso del vino. Así vas a ver las salas de tanques, de barricas, las antiguas cubas de madera.
El horario es de lunes a viernes a las 10.00. A la tarde a las 16.00 hs y los sábados a las 10.00 hs.

 

Pionera, emprendedora, vibrante, te está esperando para que la visites y conozcas todo su porfolio de vinos.
Una de las bodegas más interesantes de la Patagonia.

No importa el momento que estés pasando, date tiempo para sonreir, para agradecer y todo va a parecer más fácil.
Que tengas un día maravilloso y fuera de serie.

La vid se siente como en casa en la Patagonia argentina

En la Patagonia hay bodegas asentadas desde hace muchos años como Humberto Canale, Agrestis, Fin del Mundo, Chacra, Océano, Noemía, Rivus, Grupo Trafén, Lapeyrade, Secreto Patagónico, Patritti y Familia Schroeder, entre otras.
El cambio climático ha afectado a las uvas, tal es así que se viene observando como los cultivos de vides van desplazándose a zonas que antes eran consideradas extremas.
Quien lidera varios de estos proyectos en nuestro sur, es el ingeniero Darío González Maldonado. El considera que “La uva madura sin ningún tipo de problemas, y la sanidad de las plantas es espectacular. Son muy limpias, sin necesidad de tratamientos químicos, gracias al clima reinante”.
Las temperaturas medias van in crescendo y a veces afectan negativamente a las uvas. Además este efecto significa que la amplitud térmica sea menor – tema tratado en el blog- a más amplitud térmica mayor calidad de vinos.
De ahí que, desde los paralelos 41 y 47 la tierra esté diciendo: “estoy apta para que cultiven uvas”. ¿Qué se encuentra en estos paralelos? Nuestra querida y bonita provincia del Chubut.

Viñedos en Chubut
Fuente:elpatagónico.com

González Maldonado comenta que, esta provincia puede dividirse en tres zonas agro-climáticamente hablando.
La región cordillerana: con muchos valles, ríos y lagos posee un régimen de lluvias que se alternan entre 800 a 1200 mm al año, cuenta con veranos suaves induciendo a que la uva madure lentamente. Aquí es donde los vinos son con buena acidez y muy aromáticos.
La región de la meseta central, es el centro de la provincia, plena meseta. En general está recubierta de mantos de basalto: fragmentos de roca desgastados por la erosión y transportados por las aguas de deshielo. Los vinos blancos son robustos y admiten paso por madera, así se han logrado muy buenos Chardonnay con paso por roble de 12 meses.

Bardas
Bardas. Fuente:altochubut.blogspot.com

Las bardas (son formaciones parecidas a acantilados) producen condiciones adecuadas para los cultivos, sumado al clima semi desértico, los viñedos son totalmente orgánicos sin plagas, ni enfermedades.
Región costera: es la zona en donde se han probado variedades tintas. De aquí han salido vinos jóvenes, sin ninguno que se destaque.
Con todo esto tenemos que las provincias de Río Negro en las localidades de Ñirihuau y El Bolsón y del Chubut en Lago Puelo, El Hoyo, Epuyén, Trevelin y Río Pico hay viñedos en la franja cordillerana. Hay variedades de uva tinta Pinot Noir y Merlot y las blancas Chardonnay, Sauvignon Blanc, Riesling y Gewurztraminer.
En la región de la Meseta Central en las localidades de Guljaina, Cushamen, Piedra Parada, Paso del Sapo y los Altares destacan las tintas Malbec y Pinot Noir, además de la blanca Chardonnay.
Finalmente la región costera las ciudades se destacan son Trelew y Gaiman, con la Malbec, Cabernet Sauvignon y Merlot y la blanca Chardonnay.
Maldonado participa en los proyectos de Patagonian Wines (propiedad de Bernardo Wienert) y los viñedos de Paso del Sapo (descubiertos por Matías Michelini y Paz Levinson). También en un emprendimiento denominado + Austral que comprende las localidades de Trevelin y Esquel en donde productores plantan Pinot Noir, Sauvignon Blanc y Chardonnay. Y el otro en la Meseta Central que contiene a Paso del Sapo, Piedra Parada, Gualjaina y los viñedos que esas localidades tienen.
Otro emprendimiento se llama “Comarcal” y cuenta con las localidades de El Bolsón, Lago Puelo y Epuyén. Maldonado afirma que todo el esfuerzo es de parte de los productores, puesto que todavía no poseen apoyo del estado municipal y provincial, a diferencia de la provincia de Mendoza no existen créditos ni apoyos para asistir al productor.

PATAGONIAN-01
Fuente:revistaaire.com.ar

Lo último que quiere Maldonado dejar en claro es que cuando se habla de la viticultura de “garage”, con una producción de 100 a 9.000 botellas no es algo difícil, de hecho en la Patagonia hay contados ejemplos de que quien se propone puede alcanzar este objetivo.
Ahora ya sabés, y podés contarlo, también la uva está bien afincada en la Patagonia.

 

Fuente: http://www.devinosyvides.com.ar/nota/529-la-patagonia-argentina-el-proximo-paraiso-de-la-vitivinicultura