Polenta cremosa con bondiola braseada y vegetales al horno

Qué rica y nutritiva es la polenta y cuando la combinás con carne, como la bondiola, te sale un buen plato de invierno.

Si bien, no han faltado veranos en que Agus preparaba este plato y sus hijos quedaban fascinados. Sucede, que a veces, – cada vez menos – en la Costa Atlántica algunos días de pleno verano pueden ser bien frescos y ese era el momento donde se aprovechaba.
Hoy con esta situación, cuando podemos nos dedicamos más a cocinar. Acá te pasamos la receta.
La bondiola la preparás y la dejás al horno una hora y más, se hace sola. La polenta requiere que estés al lado, igual también es muy fácil.

INGREDIENTES

– Bondiola 2 Kilogramos (o la que consigas)
– Vino tinto un chorrito (opcional)
– Puerros 2 Unidades
– Zanahoria 1 unidad
– Papa 1 unidad  
– Cebollas 2 Unidades
–  Aceite de oliva c/n 
– Aji molido 1 cda
– Laurel 2 Hojas
– Ajo 1 Diente
– Perejil fresco picado c/n
– Pimentón 1 cda
– Polenta 1 taza
– Leche o agua 3 tazas
– Queso cremoso 100 gramos
– Sal y pimienta c/n
– Perejil c/n

PREPARACIÓN

1- En una sartén caliente con aceite de oliva sellar la bondiola hasta dorar por ambos lados, condimentar con sal, pimienta y romero.
2- Llevar a una fuente para horno aceitada junto con la zanahoria, la papa, cortados en trozos, los puerros, las cebollas y el ajo picados.3 – Condimentar con sal, pimienta, laurel, y agregar el chorrito de vino.
4 -Tapar con papel aluminio y llevar a un horno 170 ° C por 1 hora y 30′.

PARA LA POLENTA (4 porciones)
5- Calentar agua y la leche con dos cucharadas de manteca (podes no ponerlas)
6- Agregar la polenta en forma de lluvia y revolver a fuego bajo por unos 20 minutos. Añadir más líquido de ser necesario.
7- Agregar el queso cremoso, mezclar y condimentar con sal y pimienta.

A EMPLATAR
8- Retirar la bondiola del horno..
9- Servir la polenta cremosa y encima una rodaja de bondiola. Decorar con perejil y vegetales.

Para este riquísimo plato te sugerimos dos vinos tintos:

Piloto de Prueba Blend de De Piloto Wines. Dos amigos haciendo vinos en Cafayate, provincia de Salta.
Un delicioso blend de 55 % Malbec, 30 % Cabernet Sauvignon y un 15 % de Tannat.
De color rojo intenso. En nariz aroma a frutas rojas y negras, fresco, leves notas especiadas.
En boca entrada suave, taninos firmes, buen cuerpo. Con final largo y frutado.
Elaborado con uvas de Cafayate. Del enólogo Emile Chaumont y el viticultor Daniel Guillén.


Otra opción podría ser:

Angélica Zapata Cabernet Franc Alta de la Bodega Catena Zapata, ubicada en Luján de Cuyo, provincia de Mendoza.
De color rojo profundo. En nariz notas a fruta negra, cassis, de vainilla, pimienta negra. En boca, entrada amable, con excelente estructura en boca, muestra frutos rojos maduros con dejos a eucalipto y pimienta negra.
Rico vino de muy buen equilibrio y elegancia. Final persistente y estructurado.

Esperamos te haya gustado la receta, que la hagas y que pruebes acuerdos o maridajes con los vinos que más te gustan.

¡Qué tengas un día muy divertido y pleno de alegrías!

Costaflores, una bodega con ritmo orgánico y datos abiertos en Perdriel, Luján de Cuyo


Foto: https://costaflores.com/

El mundo del vino te une a personas maravillosas, inspiradoras que tienen buena vibra, apasionadas y que se expresan a través de sonrisas y una copa de vino.
Gracias a Pia Argimon, conocimos los vinos de Costaflores Organic Vineyard, y la idea llevada a cabo por el genio informático de Mike Barrow.

Costaflores es mucho más que un viñedo ubicado en Perdriel, Luján de Cuyo. Es un modo de vida orgánico que se aúna con la creatividad y la tecnología de las monedas digitales.
Todo comenzó cuando Mike se enamoró de su mujer mendocina Tite Barbuzza y decidieron afincarse en Argentina.
Mike Barrow es estadounidense de Tucson, Arizona, hombre viajado y piloto de avión privado, compró un terreno en la Capital del Vino en el 2004 y primero sembró nogales – me cuenta Pía siempre que ella y sus amigos viajan, se traen nueces increíbles y el orégano perfuma todo el auto-.

La cosecha inicial fue en el 2007, Su bodega está diseñada con viticultura orgánica, es decir, las plantas necesitan mejor y mayor cuidado del viticultor. Es primordial la conservación del suelo y de sus microorganismos. Para ello realizan compost, control de malezas con coberturas vegetales y control de plagas con flores y aromáticas que atraen insectos benéficos.

Openvino y las criptomonedas

Mike es muy generoso, su modo de vida es orgánico, es un apasionado que desea cambiar el mundo – me contó Pía muy entusiasmada.
En la finca que se halla en la costa del canal Flores – de ahí el nombre- Barrow plantó Malbec, Cabernet Sauvignon y Petit Verdot. Se contactó con el ingeniero agrónomo Juan Antonio Argerich y Patricio Santos que se encarga de la enología.
Buscando ofrecer transparencia y cómo comercializar sus vinos, se le ocurrió dar un paso más y así fue que comenzó con la tockenización.
¿Cómo es esto? Mike tiene la primera criptomoneda sostenida por el vino, así cosechan las uvas y vinifican. Después, una vez que conocen cuánto vino hay por año, calculan la cantidad correspondiente de botellas y emiten el mismo número de tokens con el nombre de MTB. El vino necesita una guarda de dos o tres años y la idea es que el mercado defina el precio.
La cosecha 2018 es la primera que tiene criptomonedas.

Mike es una persona enamorada de Perdriel, de sus vinos y lo que ellos pueden generar. Qué mejor que Pía para describirlo.

Hicimos una cata vertical con tres excelentes añadas que nos encantaron.

Probamos el MTB 2018  70% Malbec, 35 % Cabernet Sauvignon y 10% Petit Verdot. En vista color rojo profundo con reflejos violáceos. En nariz fruta roja madura, especiado. En boca taninos firmes, jugoso

MTB 2017 70 % Malbec y 30% Petit Verdot . Color más profundo que el anterior. En nariz fruta más marcada al igual que las notas especiadas. En boca con estructura, buena acidez y final persistente y frutado.

MTB 2016  70% Malbec y 30% Petit Verdot. Color rojo intenso, con nariz expresiva. aromas mentolados. En boca con excelente balance y complejidad.

Felices de haber probado los vinos de M T B, comprender que “el vino une” y de celebrar que cada vez más personas abrazan esta declaración.

¡Muchas gracias Pía y al universo por obrar la magia de conocerte y compartir las alegrías de la actividad vitivinícola.
¡¡Hoy se lanza la cosecha 2018 con los primeros tokens!! Para más info, visitá su instagram @costafloresorganicvineyard

¡Salud! 🍷

El Vasquito, un vino vintage que acompaña a varias generaciones

Aún antes de recibirme de Sommelier en varios restaurantes, vinotecas, pizzerías, milongas y supermercados de Buenos Aires he visto vinos de la Bodega López.
Hoy te hablamos de la edición de Vasco Viejo, un excelente Malbec de color rojo intenso, con aromas a frutas rojas maduras. En boca se presenta fresco, con buena estructura, de cuerpo medio, con taninos redondos, buena acidez y final medio a más. Tiene paso por 3 meses en toneles de 5.000 a 25.000 litros.
Un muy rico vino para acompañar asados, tortillas de papas, carnes rojas o pasta rellena con salsas de tomate o boloñesa.

Esta edición se realizó para homenajear a las etiquetas antiguas de los toneles de roble donde se comercializaba la primera marca de la bodega “El Vasquito”.


El Vasquito y sus comienzos

José Gregorio López Rivas llegó a la Argentina en el 1886. Venía de Algarrobo, Málaga, España en donde junto a su familia cultivaba olivos y viñas. Cuando vino a nuestro país lo hizo escapando de una plaga que afectó seriamente a las vides europeas, la filoxera,

En marzo de 1898 elabora sus primeros vinos con todo el savoir faire que trajo en las mejores zonas de Mendoza, en la localidad de Maipú. Tuvieron gran aprobación dando origen a la primera marca; El Vasquito. Posteriormente en 1950 surgió Vasco Viejo, el tradicional vino de mesa.

En 1948 el fundador de la Bodega fallece y sus nietos se quedaron con el legado. Así la empresa se convirtió en emblema de Mendoza y en una de las más destacadas del país. Sus vinos son exportados a todo el mundo.
Una empresa familiar de la que todos los argentinos y argentinas estamos orgullosos.

¡Muchas gracias por tus visitas y por todos tus comentarios!

Ricos y nutritivos ñoquis de zanahoria

¡Qué delicia son los ñoquis! En cualquiera de sus versiones me hace acordar mucho a mi abuela, porque siempre preparaba los de papa los preparaba con ella.

Hoy compartimos la receta de ñoquis de zanahoria.

INGREDIENTES

-2 Zanahorias
-1 taza y 1/4 de harina 0000 o puede ser harina integral
-1 huevo
-Sal, pimienta estragón y pimentón dulce.

PREPARACIÓN

1- Cociná las zanahorias al horno, o al vapor.
2 – Una vez cocidas, procesalas hasta que se forme un puré y mezclá con los otros ingredientes
3 – Llevá a la heladera para que descanse.
4- Si ves que la preparación quedó pegajosa, agregale harina, de modo que puedas formar rollitos, para cortar y hacer los ñoquis. De acuerdo al tamaño de las zanahorias puede que necesites más o menos harina.
5- Dales forma y colocalos en una asadera o plato con papel manteca abajo.
6- En una olla con agua caliente poné a cocinarlos, ni bien suban a la superficie están listos.
7- Disfrutalos con una rica salsa.

Te sugerimos los marides con un vino rosado o un tino frutado.

Saint Felicien Rosado de la Bodega Catena Zapata. Un corte de: 55% Grenache, 30% Syrah y15% Malbec. De color rosa pálido En nariz con notas cítricas, a pomelo y algunas notas especiadas. En boca fresco, elegante y ligero. La elaboración estuvo a cargo de Alejandro Vigil junto a Nesti Bajda.

Puede ser un Zuccardi Q Cabernet Franc de la Bodega Familia Zuccardi. En vista color rojo rubí. En nariz bien expresivo, fruta roja madura, notas florales y especiadas. En boca jugoso, buen equilibrio, con taninos redondos y final prolongado. Fue elaborado con uvas de Altamira y San Pablo, Valle de Uco. Esta madurado en fudres de roble de 2.500 litros. 
Su viticultor es Sebastián Zuccardi.

Esperamos te resulte fácil la receta de los ñoquis y que la hagas. Contanos luego.

¡Muchas gracias por tus lindos comentarios y visitas!

La damajuana, tradición criolla de la actividad vitivinícola

Foto: https://www.iprofesional.com/

La damajuana es una botella de vino especial. Tiene una forma esférica y suele venir cubierta de mimbre.
En mi infancia recuerdo haberla visto en la cocina de la casa de mi mamá y mi papá. Para mí era algo natural, simpático, de hecho no reparé en ella hasta que comencé a estudiar para recibirme de Sommelier.

Historia y origen de la damajuana

La historia cuenta que por el siglo XVI, la reina Juana I de Nápoles se resguardó de una tormenta en la casa de un vidriero, en la localidad francesa de Grasse, en los Alpes. Allí vio varias botellas y se interesó en cómo hacerlas y en el soplado. Parece que probó crear una y sopló con mucha fuerza. De este modo salió un botellón de unos diez litros. El artesano se sintió halagado del interés de la reina en aprender y entonces de ahí en más, él recipientes de ese mismo tamaño a los que llamó “Reine Jeanne”. La reina prefirió dejar de lado su condición y la nombró “Damme Jeanne”. Desde ese entonces a los botellones grandes se les denominó damajuana.
Este recipiente se volvió moneda corriente para almacenar líquido y el transporte.
Llegó al continente americano por los marineros del siglo XVIII.

Según el historiador Pablo Lacoste, “la cultura de comprar vino suelto surge en los siglos XVIII y XIX, en donde las carretas transportaban 20 botijas de cerámica con 72 litros de vino de Mendoza hasta las pulperías de Buenos Aires”

En el siglo XX, hasta los 80 la damajuana tuvo su momento de estrellato, se solían tomar vinos reservas, comunes. No se hablaba de Malbec, Cabernet, de las variedades, era corriente que se tomaran con soda, el 60 % del vino se bebía en damajuana.
Muchos negocios solían tener damajuanas apiladas a la espera de ser llenadas y compradas.
En Mendoza, era frecuente ver que la gente las llevara vacías, compraban el vino en las bodegas y se las llevaban recargadas.
Claro, eran otros tiempos, el vino se tomaba en cantidad. Ya fines de los 70 y los 80 comenzó a aparecer la categoría vino fino y en las mesas argentinas hizo su aparición la botella de 750 cm3. La damajuana se empezó a ver desplazada, sumado a otro acontecimiento lamentable – el vino adulterado – que terminó dando un gran revés al querido botellón.
Sin embargo, varias bodegas han conservado la tradición. Hasta hace poco, en el 2018 la Bodega Norton vendía vino suelto.

El resurgir de la damajuana

Si hay algo que se caracterizó al 2020 fue el aumento en el consumo del vino.
Con el teletrabajo muchas familias pasaron a tomar una copa de vino, no sólo en la cena, sino también en el almuerzo. Además creció la exportación y la venta de damajuanas cerró el año de la pandemia con una suba promedio del 14,77%, según el Observatorio Vitivinícola Argentino en base a datos del INV. Lo que signó el pasado año fue la falta de recipientes, producto de mayor consumo.

La damajuana actualmente no cuenta con el auge de antaño, aunque en varios pueblos de nuestro país aún pueden comprarse. Por ejemplo, en Cafayate, Salta, en la Bodega Domingo Hermanos todavía comercializan vino de esta forma. Ella se resiste a desaparecer. Otras bodegas la trabajan desde la Familia Crotta, Bodega Familia Giaquinta y Bodega La Íride.
Además en la provincia de Río Negro se lanzó el proyecto “Vinos de cercanía”, por medio del cual se puede comprar vino tirado de algunas bodegas en botellones o damajuanas recargables.

Por lo visto incluso podemos disfrutar de la damajuana en rincones, bodegas y pueblos de nuestro país.
Es importante siempre recordar otras épocas, para rescatar lo bueno y aprender de los errores. Sobre todo para contarles a los más jóvenes parte de nuestra apasionante tradición vitivinícola.

¡Muchas gracias por todas tus visitas!

Andeluna 1300 Malbec de Montaña, con el sello de Valle de Uco

Este 17 de abril, Andeluna celebra el Día Internacional del Malbec presentando la cosecha 2019 de su 1300 Malbec con la nueva imagen de la línea. Un vino elaborado con uvas 100% Malbec provenientes de viñedos ubicados en el Valle de Uco, Mendoza, a más de 1.300 msnm.

Actualmente Argentina es el principal país productor de Malbec en el mundo. Mendoza es la provincia que concentra el 86% de los cultivos de esa variedad.

El Valle de Uco representa el 40% del total del Malbec de Argentina. Es uno de los terruños más elogiados ya que ofrece vinos de un perfil distinto en sus aromas y sabor. Gracias a las bajas temperaturas y sus suelos de gran permeabilidad, redundan en Malbecs más concentrados, en los que predomina la frescura y la mineralidad.

“Malbec es un verbo indispensable en nuestra época actual, el varietal está entrelazado en nuestra cultura y ya no se puede volver atrás. El Malbec traspasa nuestra esencia”, relata el enólogo -y poeta- Manuel González Bals, rindiendo homenaje a la cepa que representa a la Argentina en el mundo. Andeluna 1300 Malbec es un vino frutal, fresco, suave y equilibrado, con una sutil textura mineral, representando la expresión de la zona. La cosecha 2019 será recordada en la viticultura argentina como una excepcional.

Andeluna 1300 presenta el rediseño de su etiqueta en el que se destaca el nombre de la línea, en un estilo moderno y joven, que sigue los lineamientos del restyling de la imagen de la bodega, plasmando el azul profundo del cielo de Gualtallary y las gamas de grises y plateados de la luna. 1300 es una línea de vinos jóvenes, frescos y muy frutados, donde se resalta la tipicidad de la variedad y la mineralidad del Valle de Uco. Estos vinos son elaborados a partir de una cuidadosa selección de uvas que fueron cosechadas en su punto justo de madurez, con el fin de resaltar la frescura de la fruta y la intensidad de su juventud. La línea se completa con: Andeluna 1300 Cabernet Sauvignon; Andeluna 1300 Merlot; Andeluna 1300 Chardonnay y Andeluna 1300 Sauvignon Blanc.

Andeluna tiene nueva imagen institucional en la que transmite su verdadero y profundo espíritu, el que rinde homenaje a la montaña que la cobija. Es por eso que hoy Andeluna se define bajo el lema “somos vinos de montaña”. Además de un nuevo logo, la redefinición alcanza a todas las líneas de la bodega, con cambio de etiqueta y botella.
El desarrollo de la nueva imagen y diseño estuvo a cargo del Estudio Arena Bahamonde, quienes tuvieron el desafió de plasmar el espíritu de la montaña en cada una de las piezas con las que Andeluna se presenta. “Queremos que la nueva imagen de Andeluna transmita fuerza, dinamismo, personalidad, desafíos, y transformación”, explica José Bahamonde, integrante del equipo a cargo.
Andeluna elabora Vinos de Montaña. Está ubicada en Gualtallary, uno de los terruños más propicios de la provincia de Mendoza para elaborar vinos de alta gama y con identidad propia.
La bodega se encuentra bajo la conducción de la familia Barale, siguiendo principios de responsabilidad y sustentabilidad de los recursos, así como también orientando sus vinos a las tendencias internacionales de consumo. La enología está a cargo de Manuel González Bals, con la asesoría de Hans Vinding-Diers.
Andeluna 1300 Malbec 2019 tiene un precio sugerido de $580 en vinotecas.

Wapisa y su bodega submarina: vinos criados en el mar argentino

Foto: Bodega Wapisa

Se conoce que muchos vinos tienen crianza en diferentes maderas o materiales, como ser: barro, cerámica y cemento. Materiales que cuentan con variados tamaños.
Actualmente se contempla conservar vinos en el océano. Esta práctica comenzó gracias a un hallazgo ocurrido en el 2010. En ese momento varias botellas de Champagne fueron descubiertas en el fondo del mar en un buque, en el archipiélago de Aaland, entre Suecia y Finlandia. Muchas de esas botellas eran de Veuve Clicquot (la casa de Champagne ubicada en Reims), algunas fueron devueltas y otras fueron abiertas con la gran sorpresa de constatar que el líquido estaba en buenas condiciones y bebible.

Esto generó que tanto enólogos, como especialistas y sommeliers entiendan que la evolución del vino en el mar hace que esta bebida envejezca más rápidamente que si lo hiciera en barrica, fudre, tonel o en otros materiales. Sostienen, que tres años de envejecimiento en una bodega equivalen a un año en el mar, además que es guardado en condiciones muy óptimas.


Vinos con el mar de testigo

El ambiente marino es un sitio bastante ideal para la guarda de los vinos, porque brinda temperaturas bajas, constantes y no hay ni ruidos, ni luz, factores que muchas veces juegan en contra de la evolución del vino.
Wapisa (ballena en yámana, lengua de los pueblos originarios de Tierra del Fuego) la bodega que se ubica en la localidad de San Javier, provincia de Río Negro eligió aventurarse a con este tipo de crianza y el éxito no demoró en llegar.

Luego de investigaciones en la zona, los dueños de Wapisa se unieron a Claudio Barbieri de Cota Cero – empresa de buceo -comenzaron a trabajar con la agencia local sobre respeto del ecosistema submarino y dieron inicio a este gran proyecto. Para eso, se construyeron jaulas de acero inoxidable y se colocaron cierres de cera especiales para los corchos de las botellas.
Así 1.500 botellas de Malbec 2017 fueron sumergidas en el Golfo San Matías, a 10 metros. En agosto del 2020 se descorcharon y se realizó la primera cata.
El resultado y el añejamiento del vino fue maravilloso. Después de ocho meses cobijado por el mar, el vino estaba más complejo, con aromas secundarios y terciarios. Conservaba su expresión frutal y con un final prolongado. Sumado a que presentaban unas notas minerales y un punto de salinidad excelente.

Todavía hay mucho por seguir investigando, de todas formas ésta acción ya fue el punto de partida para una manera distinta de conservar el vino.

Patricia Ortiz y Jorge Lascano son los propietarios de la finca Los Acantilados de la Bodega Wapisa, un terreno de 120 hectáreas de viñedos situados en San Javier, Viedma, a tres kilómetros del río Negro y a 30 de la costa atlántica.

Ahora ya sabés que el vino puede ser guardado en las profundidades del mar y aún así expresar sus mejores aromas y sabores.

Riquísimos Penne rigate con trozos de salmón y cebollas moradas

Un plato muy fácil de preparar para celebrar estas Pascuas.

INGREDIENTES

– Penne Rigate 200 gr.
– 150 gr de salmón
– 500 cc de agua
– 1 diente de ajo picado
– 1 cebolla morada
– 1/2 taza de vino
– 4 cucharadas de crema
– sal, pimienta
– Aceite de oliva
– Manteca 1 cucharada
– Hojas de rúcula, salvia o eneldo opcional

PREPARACIÓN

1 – Poné una olla con bastante agua y con sal al fuego.
2 – En una sartén con manteca y aceite de oliva (evita se queme la manteca) colocá la cebolla y el ajo picados. 
3 – Colocá el salmón en la sartén, cuando la cebolla y el ajo estén transparentes agregá el vino blanco y dejá se evapore.
4 – Cuando el salmón esté listo de un lado, dalo vuelta, que se cocine y luego apagá el fuego. Reservá y luego cortalo en trozos más pequeños.
5 – Mientras, cociná los penne al dente, una vez listos, sacalos e incorporalos a la sartén, podés agregar agua de cocción.
6 – Encendé el fuego, agregá la crema, a la preparación de salmón con cebolla y ajo. Deja cocinando todo 5 minutos aproxmidimadamente. Rectificá si es necesario con sal y pimienta. 
7 – La pasta se va a impregnar con los sabores del salmón y voilá.
8 – Emplatá y decorá con hojas de rúcula o salvia.

Podés maridar este delicioso plato con vinos blancos, espumantes o rosados. Aquí va nuestras sugerencias:

CANALE SAUVIGNON SEMILLÓN de la BODEGA HUMBERTO CANALE . En nariz se perciben notas cítricas, notas de ruda y algunas notas tropicales típicos del Semillón. En la boca la entrada es amable, untuosa, de buena amplitud y final bien equilibrado.  Muy rico vino que resultó un muy buen acuerdo para el pescado.

La Bodega Humberto Canale se halla a solo 8 kilómetros de la ciudad de General Roca. Posee una superficie de 640 hectáreas de vides y frutales, de las cuales 160 son ocupadas por variedades de calidad superior. Fue fundada en 1909, Canale tuvo un papel fundamental en el desarrollo de la vitivinicultura de la región patagónica.  

TEXTUAL INNOVACIÓN ALBARIÑO de la BODEGA SANTA JULIA.
Un muy rico Albariño de Valle de Uco, de color amarillo pálido con reflejos verdosos. En nariz presenta aromas a fruta blanca y cítricos. En boca con buena acidez, fresco, untuoso y con final medio. Nos encantó. Del enólogo Sebastián Fernández .
La Bodega Santa Julia se ubica en Maipú, en Luján de Cuyo. La empresa Familia Zuccardi fue fundada en 1963 por el Ing. Alberto Zuccardi. Cuentan con viñedos y olivares ubicados en distintas zonas de Mendoza, son reconocidos a nivel local e internacional por la elaboración de grandes vinos y aceites de oliva, que llegan a más de 60 países de los cinco continentes.

La Albariño es la variedad blanca protagonista de la D.O. Rías Baixas en Galicia, España. En nuestro país encuentra su mejor expresión en la zona del Valle de Uco. Se destaca por sus aromas con matices florales, tomillo y cítricos. En boca se caracteriza por su notable acidez.

Siempre que puedas variá la dieta, come y elegí nutrirte de la mejor manera.

¡Qué tengas unas hermosas Pascuas!

Premium Tasting, los cuatro fantásticos: los hermanos Michelini y sus vinos eternos

La Premium Tasting es uno de esos eventos que más de una vez en tu vida tenés que disfrutar.
Siempre, he querido estar presente en estos encuentros, era mi sueño de Sommelier.
Desde el 2020, en septiembre y en este contexto tan particular Nicolás Alemán con el servicio del Sommelier Rodrigo Kohn han presentado el formato digital en el año de las #10Cosechas. De este modo, cada persona que se anota con anticipación recibe muestras de seis vinos en su casa.


Una maravillosa Premium Tasting que nos dejó emocionados y de la cual participábamos por primera vez y tuvo como protagonistas a los hermanos Michelini.

Llegó el evento tan esperado para nosotros, Nico Alemán dio inicio a la primera Premium Tasting del 2021 y empezó hablando Gerardo Michelini quien creó su proyecto que se llama Michelini I Muffato. Gerardo tiene una hija en España por eso la I en el nombre, comparte este emprendimiento con Andrea Muffato, su mujer y su hijo Manuel que también está involucrado en las labores vitivinícolas.
Poseen tres proyectos Gualtallary en Argentina, Bierzo, en España y Garzón en Uruguay.
Él y Andrea decidieron dejar Gen del Alma e ir por su idea propia.
Gerardo comentó que el primer vino es de la FInca La Cautiva, que se halla a 1.700 metros m.s.n.m. , que lleva ese nombre porque se dice que en ese paraje estuvo una blanca cautiva. “Con Andrea hacemos vino donde viviríamos”, expresó.
“Es la parte más alta de Gualtallary, en donde hay gran amplitud térmica y los suelos son muy calcáreos”.

Un excelente Malbec, que nos sorprendió por lo aromático, herbal, notas a lavanda y tomillo, en boca se mostró con cuerpo medio, elegante. Con 12 meses en barricas de roble francés de entre 4 y 6 usos. Final medio a largo.

El segundo en hablar fue Gabriel Michelini quien habló de SuperUco el proyecto que unió a todos los hermanos. Que se encuentra en el centro del Valle de Uco, cruzando la cordillera, ahí bien cerca de Chile.

“Es un emprendimiento de dos hectáreas completamente biodinámico. como en la naturaleza -recalcó Gabriel – no existen vértices ni líneas rectas, sino que todo tiende a formar círculos, ahí se decidió crear un diseño de forma circular; desde la plantación de los viñedos y la huerta orgánica familiar, hasta los corrales de los animales. incluso la bodega es un octógono. justo en el medio de la finca, en el círculo principal, que está unido a otros tres por senderos, al igual que nuestras vidas. Cuando nació SuperUco, nació la unión de los hermanos” dijo Gabriel. “Daniel Sanmartino nos reunió. Somos autosustentables, hacemos compost de guano de caballo, tenemos huerta, huevos de hormigón y barricas. Sumado a que contamos con un restaurante” agregó-.



Luego continuó hablando Juan Pablo Michelini, Juanpi que contó que el se hace cargo de Zorzal, junto a AltarUco.
“Zorzal es la piedra fundacional, fue la bodega que unió a enólogos y a un administrativo. La idea de hacer vinos libres, en un momento que era una locura hacer vinos con levaduras indígenas o autóctonas 1.300 metros o a 1.450 metros sobre el nivel del mar” -comentó Juanpi.
“Iniciamos con un grupo de trabajo Noelia y Rafa, utilizamos barrica sin invadir a los vinos y que aporta textura. Vinos que son eternos. Muchas veces ha quedado el mito que los Michelini no usamos madera. Cuando se hizo el desmonte nos asustamos porque no sabíamos lo que era el calcáreo, todo blanco, fue paso a paso, trabajar con menos levaduras.”

El segundo vino que catamos fue SuperUco Calcáreo Coluvio de Alamira Cabernet Franc 2019. Un Cabenet Franc, de Finca Beth, Altamira. De un color rojo profundo. En nariz con una mezcla de violetas y hierbas silvestres, con un perfil suave y elegante, textura redonda, como las piedras que se ven en el lugar. Tiene buen volumen es fresco y con tensión. Con dos años de paso por barrica de roble francés. Final medio a largo.



El tercer vino tinto que saboreamos fue el Zorzal Porfiado Once añadas del 2009 al 2019. Gerardo comentó que “la primera añada para los hermanos tiene un valor fuerte porque representa la primera. Este vino tiene un gran balance, En boca nos hace vibrar y nos emociona. Refleja la etapa que estamos viviendo. Evolucionada.

La noche estaba espectacular, una presentación dinámica, super instructiva y con la conducción exquisita de Nico pasamos a degustar los vinos blancos, Agus y yo estábamos felices.

El primero de los blancos fue el Michelini I Mufatto Balsa de Piedra Semillón 2019. Qué aroma este vino, nos fascinó. Elaborado con uvas de un viñedo de El Peral de la finca Manoni, un viñedo histórico de más de 100 años, muy especial, en Tupungato. Semillón fermentado en hormigón y criado en barricas de 500 litros durante 6 meses, un vino fresco y complejo a la vez.

El segundo blanco fue el AltarUco Edad Media Blanco 2019. Aunque es un vino joven tiene alta capacidad de guarda. “Con este vino empezamos a experimentar la quietud, esperamos y se formó un velo. Y me acordé lo que me dijo David Bonomi que no tenía que abrir la barrica. Y fue así como después de un año se formó el velo, es un vino con crianza biológica”, concluyó Juanpi. Y nosotros no podíamos de la emoción.

Queríamos que este fabuloso encuentro durara, siguiera, esta fiesta de viticultores, de la vida y los vinos.

Cómo todo momento impecable, llegó el broche de oro. Un vino blanco que para mi representa mis comienzos en el estudio de Sommelier y me remontó a CAVE y viajo nuevamente a Mendoza a Gualta y recuerdo que en la visita (año 2014) Matías Michelini nos llevó a ver una calicata. Regreso acá a casa a Buenos Aires y junto a Agus – al amor de mi vida- probamos el Montesco Agua de Roca Sauvignon Blanc 2020. Y claro que Mati nos habló de Passionate Wines y de los huevos de hormigón, y de toda su familia a Cecilia que siempre está a su lado, a Paula, su hija que entre todos están comprometidos con las tareas en el viñedo.
Mencionó que también elabora vinos en Jujuy y en la provincia del Chubut, en Bahía Bustamante.

Qué rico vino, una nariz intensa, un vino muy aromático, solo sentir sus aromas, huele frescura, notas a hierba buena, ruda, frutas cítricas como pomelo. En boca esa frescura nos hace viajar nuevamente a la montaña, a la roca. Y con final persistente. ¡¡Espectacular!!

Mati narra su anécdota que lo marcó y lo incentivó. Hace años, él trabajaba en Luigi Bosca y recibieron un grupo de periodistas ingleses. Él era el encargado de servir los vinos y al instante en que iba a servir un Sauvignon Blanc, uno de los periodistas, le dijo: que no le sirviera porque Argentina no hacía buenos Sauvignon Blancs. Lejos de quedarse con esa limitación, Matías comenzó a buscar y obsesionarse con hacer el mejor ejemplar de esta variedad y lo logró. Un excelente Sauvignon que te hace viajar a la montaña, a Gualta, una y otra vez, al calcáreo, a la búsqueda de la mejor versión y expresión de la naturaleza.

Foto: @PremiumTasting (Twitter)

Con esta foto concluía uno de los acontecimientos más importantes en la actividad vitivinícola argenta, Evento que ha sabido posicionar a los grandes vinos, productores, viticultores y enólogos de nuestra Argentina.

Muchas gracias a Nico Alemán y a los Michelini. Y por supuesto a los Argentina Wine Bloggers por confiar en Vinos y Pasiones.
Fuimos felices por unas horas y nos embriagamos de pasión, alegría, familia, amor por la naturaleza, los viñedos y la Vida.

Muchas gracias a vos por leernos y visitarnos.

¡Feliz Vida y excelentes vinos!

Vinos: qué historias se esconden detrás de los nombres de bodegas argentinas


Imagen: https://www.losandes.com.ar



Por Juan Diego Wasilevsky

Alguna vez te preguntaste por qué las bodegas argentinas se llaman como se llaman? En muchos casos, no hace falta indagar tanto, como sucede con un amplio abanico de proyectos bautizados con el apellido de la familia o el nombre completo del fundador, como es el caso de Bianchi, Goyenechea, Zuccardi, Humberto Canale, Susana Balbo Wines, Alfredo Roca o Etchart. 

En otros casos, la zona en la que se emplaza la bodega termina imponiéndose en el nombre, como sucede con Costa & Pampa, la primera bodega de Chapadmalal, que cuenta con viñedos a escasos metros del mar. O con Casa de Uco, el proyecto emplazado en una de las zonas de mayor altitud de ese valle que le da su nombre. 

Pero hay muchas bodegas cuyos nombres son un misterio para muchos de quienes disfrutan de sus vinos. Por eso en esta producción te invitamos a conocer las historias que hay detrás: 

Bodegas Salentein

Este establecimiento es uno de los pioneros del Valle de Uco y fue fundado en 1996 por el empresario holandés Myndert Pon. El nombre Salentein es el mismo que tiene una mansión y finca ubicada en la ciudad de Nijkerk, en el corazón de Holanda. La misma fue construida en el siglo XVIII y, según explicaron desde la bodega, en el año 1980 pasó a ser propiedad de la familia Pon.

“Cuando Myndert Pon llega a la argentina elige el nombre Salentein para darle nombre a la bodega que cambiaría para siempre la historia del Valle de Uco”, indicaron.

¿Hubo algún otro nombre que hayan barajado? Frente a esta pregunta, desde la bodega plantearon: “Sí, Salentino, que surgía de la unión de Salentein y Argentino, pero resultó ser una marca de vinos italiana que estaba registrada en muchos países e imposibilitaba poder comercializarlos internacionalmente y eso disentía con la visión que siempre tuvo Myndert Pon de elaborar vinos de clase mundial en el Valle de Uco para exportarlos a la mayor cantidad de países del mundo”.

Bodega Monteviejo 

Dentro de Clos de los Siete, el proyecto que llevó adelante Michel Rolland en Valle de Uco, se encuentra una de las bodegas más reconocidas de la Argentina: Monteviejo, que alumbra grandes vinos de clase mundial, de la mano del reconocido enólogo Marcelo Pelleriti. 

Ahora bien, ¿por qué eligieron ese nombre? En diálogo con iProfesional, Pelleriti explicó que Catherine Père-Verge, dueña de la bodega, lo eligió porque el primer château que adquirió en Pomerol, Francia, allá por el año 1985, se llamaba Montviel, que en español significa, justamente, Monteviejo

Bodega Doña Paula

La bodega, que posee viñedos en Luján de Cuyo y en Valle de Uco es propiedad de Santa Rita Estates, perteneciente a su vez de Grupo Claro, de Chile.

Esto explica la razón del nombre: “Doña Paula se llama así, por Paula Jaraquemada, quien prestó refugio en su casa a 120 patriotas chilenos liderados por O´Higgins. Actualmente es donde se encuentra  el restaurante Doña Paula, dentro de la Bodega Santa Rita de Chile”, explicaron desde el establecimiento, que inició sus operaciones en la Argentina en el año 1997.

Viña Las Perdices 

La bodega está ubicada en Agrelo, en el corazón de Luján de Cuyo y comenzó sus operaciones en el año 2004, mientras que los primeros vinos se empezaron a comercializar dos años más tarde.

La bodega hoy es liderada por el enólogo Juan Carlos Muñoz, pero fue el nombre lo eligió su padre: Juan Muñoz Lopez, quien llegó a la Argentina a comienzos de los años ’50 desde Andalucía para instalarse en Mendoza, donde comenzó a dedicarse al cultivo de la vid.

En cuanto a la razón del nombre, explicaron que cuando él llegó a estas tierras “se asombró de la cantidad de perdices que andaban por los alrededores. Un vecino del lugar le comentó que estas aves de hermosos plumajes eran viejas habitantes de la zona y que solían verse en grupos de tres. Con el correr de los días ellas se transformaron en simpáticas compañeras de sus largas jornadas de trabajo. Fue entonces que decidió nombrar su bodega Viña Las Perdices”, indicaron.

Finca Quara

Rodolfo Lavaque fue uno de los responsables de darle visibilidad a los vino del Norte Argentino en las góndolas del mundo. Y la necesidad de que los vinos tuvieran una fuerte identificación con el lugar de origen es lo que motivó la elección del nombre.

“Cuando se pensó en lanzar una línea de vinos bien representativa del norte, se buscó algún animal típico de la región. La quara, de la familia de los camélidos, como son las llamas o las alpacas, surgió como la mejor opción, en gran parte por sus características: es un animal fuerte, que utilizaban los habitantes originales de la zona, principalmente, para transportar cargas pesadas”, explicó Ignacio Velasco, gerente de la bodega.

El directivo además explicó que, como requisito importante, el nombre tenía que estar disponible para registro tanto en el país como en otros mercados, pensando en el potencial exportador de los vinos de Cafayate, “y el tener muchas vocales también facilitaba su pronunciación en otros idiomas, otro factor que incidió en la decisión”.

Bodega Amalaya

La bodega de Cafayate, Salta, pertenece al Grupo Colomé y que fue creada por el suizo Donald Hess, quien adquirió Colomé en 1998.

Desde la bodega explicaron que “Amalaya fue la palabra que enamoró a Hess cuando compró su primera finca en Argentina, muy cerca de Payogasta, llamada ‘El Arenal'”.

“Su espíritu y su perseverancia, fue lo que lo llevó a encontrar agua en una plantación sin uso, donde nadie había trabajado la tierra, ni siquiera los incas. Así se ganó el apodo del “el loco Hess”, señalaron para luego rememorar que Hess “llevaba un péndulo colgado y le insistió a la empresa de perforaciones para que siguieran escavando, ya que había sentido las vibraciones”.

“Al momento en que encontraron agua, la persona que estaba con Donald exclamó ‘¡Amalaya!’. Y así fue como, años más tarde, cuando Hess decide comenzar su nuevo proyecto en Cafayate y desarrollar una línea experimental de vinos basados en la variedad Malbec, homenajeó ese momento y lo bautizó con ese nombre”, concluyeron.

Huentala Wines

La bodega fue fundada en Gualtallary en el año 2002, de la mano del empresario Julio Camsen, dedicado a la actividad hotelera, financiera y vitivinícola.

Según detallaron, Huentala significa “Valle de Guanacos” en la lengua de los huarpes, la población originaria de la región en la que hoy se encuentra Mendoza.
Huentala, además, es el nombre del hotel propiedad de la familia Camsen, en la ciudad de Mendoza.
“Al dar sus primeros pasos en el negocio vitivinícola, decidieron hacerlo con el mismo nombre, rindiendo homenaje a la tierra mendocina, al terroir que da origen a los vinos“, indicaron.

Alta Vista

La bodega fue fundada en 1998 por los franceses Patrick d’Aulan y Jean Michel Arcaute.

“Ellos tenían como misión principal buscar los mejores terroirs de Argentina y es ahí cuando descubren un lugar maravilloso: Vista Flores, en el Valle de Uco. Muy cerca, e incluso atravesando este lugar, es donde hoy se encuentran dos de nuestros principales terroirs: Temis, en El Cepillo y Albaneve, en Campo de los Andes”, explicaron.

Fue entonces que el nombre de la zona los inspiró y “lo combinaron con lo imponente de la Cordillera de los Andes y la vista desde lo alto, a más de 1.100 msnm, altura a la que se encuentran ubicados nuestros viñedos”.

El Porvenir de Cafayate

La bodega se fundó en el 2000, mientras que la primera producción de vinos fue en el 2002, vinos que se lanzaron comercialmente dos años más tarde.

“El Porvenir era el nombre original de la antigua bodega. Cuando fue adquirida por la familia decidimos preservar ese nombre porque nos sentimos identificados con esto de tener la mirada puesta en el futuro, en las próximas generaciones”, indicó Lucía Romero, su propietaria.

En un principio le agregaron “de Los Andes”, porque –tal como agregó-, las etiquetas tenían –y tienen- la impronta Inca, parte de la influencia andina que se encuentra en Salta y querían resaltar eso.

“Luego nos dimos cuenta que lo que queríamos dar a conocer era nuestro terroir, nuestro lugar en el mundo:  Cafayate. Por eso hicimos un rebranding y mejoramos el diseño de las etiquetas y cambiamos el nombre”, agregó.

Bodega Gauchezco  

La bodega se fundó en el año 2007 en Mendoza por el estadounidense Eric Anesi, quien viajó a la Argentina para conocer más sobre los vinos argentinos.

“Siempre pensamos en ambos mercados, pero necesitábamos un nombre que rápidamente nos posicionara en el exterior. Así que queríamos un término que representara a Argentina y que cuando los consumidores vieran la etiqueta supieran de inmediato que se trataba de un vino argentino. Investigamos varios iconos nacionales y entre ellos el gaucho”, indicaron.

Ahora, ¿por qué incluyeron la “z” cuando en realidad gauchesco se escribe con “s”? “Cuando comenzamos el proyecto, en el año 2007 adquirimos una finca en la zona de Barrancas, Maipú que fue fundada en 1881. Leyendo y estudiando la historia de la misma con biografía de la época, vimos escrito el término ‘gauchezco’, con ‘z’. Lo adoptamos y resultó hasta más atractivo”, agregaron.

¿Hubo gente en estos años que les marcó esto último como un error involuntario? “Sí, algunos, pero la verdad es que ya se acostumbraron y cuando les contamos la historia refuerza la marca en ellos”, concluyeron.

Trivento

La bodega se fundó en 1996, en Mendoza y fue parte del plan de expansión del holding Viña Concha y Toro. Según explicaron desde la bodega, cuando Alfonso Larraín Santa María, presidente del holding, viajó a la Argentina, adquirió en la zona de Maipú, en Mendoza, una bodega de 2 millones de litros y una finca de 154 hectáreas, llamada “Los Vientos”.

Cuando preguntó sobre la razón del nombre, el contaron sobre los tres famosos vientos que soplan sobre la árida tierra mendocina: Polar, Zonda y Sudestada. Esto motivó a los propietarios a bautizar a la bodega como “Trivento”.

Pyros Wines

Pyros Wines fue creada en 2008, cuando Myndert Pon, tras fundar Salentein, visitó por primera vez Pedernal, en San Juan, de la mano de Rodolfo Perinetti, quien también lo había llevado al Valle de Uco en 1996.

“Pon quedó impactado por la naturaleza salvaje y el potencial de este terruño para la producción de uvas de alta calidad enológica. Fue allí que imaginó dar vida a vinos de clase mundial que fueran el fiel reflejo de las características únicas y diferentes de este valle”, indicaron.

El nombre de esta bodega, “hermana” de Salentein y Callia, está vinculado con el terroir. “El suelo del valle está conformado por piedras de sílice conocidas como ‘pedernal’ o ‘piedra de fuego’. Al golpearlas entre sí crean una lluvia de chispas que, según las leyendas locales, fueron utilizadas por los antiguos pueblos de la región para producir fuego”, detallaron.

Precisamente son estas piedras las que dieron origen al nombre Pyros”, palabra griega que en castellano significa “fuego”.

Finca Sophenia 

Los primeros viñedos se plantaron en 1998, mientras que la bodega se comenzó a construir en 2002, de modo que son de los pioneros en Gualtallary. 

En cuanto al nombre elegido, desde la bodega explicaron que “es un blend de dos nombres de mujer: Sophia y Eugenia, las hijas de los socios fundadores, Roberto Luka y Gustavo Benvenuto”.

Luka creó este nombre ya que conoció a Benvenuto debido a que eran papás de dos íntimas amigas, que se habían conocido en el jardín de infantes.

“Hoy Eugenia potencia el nombre y es una profesional trabajando en la bodega y encabezando las funciones de Marketing y Relaciones Publicas”, señalaron.  

¿Se barajó otra alternativa? Frente a esta pregunta, desde la bodega explicaron que “hubo algunos otros nombres pero la convicción sobre Sophenia se afianzó luego de realizar investigaciones a través de una red de agencias de comunicación de distintos lugares del mundo”. 

Bodega Andeluna

La bodega, emplazada en el Valle de Uco, fue fundada en el año 2003 por el estadounidense Herman W. Lay y Ricardo Reina Rutini. El nombre nació como respuesta a su lugar de pertenencia y conjugando dos hemisferios del vino: el terrenal y el mítico.  Así, “Ande” representa la montaña y el terroir en sí mismo y “Luna” surgió pensando en “el espacio de inspiración y magia, imprescindibles para que pueda nacer un gran vino”.

Andeluna se encuentra bajo la conducción de la Familia Barale desde 2013. Uno de los principales motivos por los cuales los herederos de Lay los eligieron como sucesores de su padre, “fue el compromiso para continuar con sus ideales y principios”, indicaron.

Finca Beth

La bodega consta de una finca que se compró en el año 2009 y fue plantada en 2010.

Su propietario, Enrique Sack, explicó que “Beth es la segunda letra del alfabeto hebreo. Una vez hablando con un rabino me dijo que en la vida siempre hay que ser beth y nunca creerse aleph, que es la primera letra; es decir, creerse el primero, el número uno. Que siempre hay que ir  por la vida con humildad y no creérsela. Y si podés lograr eso, vendrán buenas bendiciones”.

Sack agregó que “algo muy importante también es que la Torá, el libro sagrado para la religión judía, comienza con la letra beth. La casualidad, o no, se dio el día que estaba caminando la finca para ver si la compraba. Y ahí sonó mi celular y, justamente, era este rabino, que me preguntó dónde estaba y le comenté que estaba en Mendoza, recorriendo una finca y dudando si la compraba o no. Y ahí me dijo: ‘Si pensás que te va a hacer feliz, comprala’. Y así fue”.

Lui Wines

El proyecto personal de Mauricio Vegetti –quien hasta hace poco fue el enólogo de Gauchezco Wines-, nació durante su época de estudiante, allá por 2002.

“Primero como un vino para amigos, para tomar durante los asados con guitarreada. Y con el tiempo, tomó un impulso más comercial”, señaló el enólogo.

En cuanto al nombre, afirmó que es su apellido materno y, por ende “tiene un gran significado y resume mucho de lo que soy. Además, en italiano significa ‘el’ y se presta para el juego de que Lui es ‘el’ vino del ‘Japo’, un apodo que puso mi madre”.

“Hoy te diría, ya con hijos, que Lui terminan siendo las siglas de mi vida”, agregó, para luego rememorar que en un comienzo, el proyecto se llamaba “Lui Narváez”, porque surgió como un emprendimiento con un amigo.

La Liga de enólogos

El proyecto salió a la luz en el año 2017, si bien se había comenzado a gestar tiempo antes.

“Con respecto al nombre, siempre supimos que queríamos que representara algo colectivo por el hecho de ser una bodega cocreada por siete enólogos. Teniendo como objetivo democratizar el consumo de vino para acercar la industria a los jóvenes y empujar nuevas ocasiones de consumo, empezamos a hacer bromas comparándonos con ‘La Liga de la Justicia’ y el voto fue unánime”, aseguraron.  

“Creemos que el mayor aporte fue sumar propuestas que permitan acercar al consumidor joven, siendo poco ostentosas, fáciles de consumir y descontracturadas. También, partiendo de la premisa de ‘hacer justicia’ presentamos al mercado vinos elaborados con variedades poco convencionales en un país donde aún reina el Malbec”, indicaron.

Fuente: https://www.iprofesional.com/vinos/297812-vinos-las-historias-detras-de-los-nombres-de-bodegas-argentinas