La Payunia, tesoro custodiado por maravillosos guardianes

la-payunia-2
Foto: http://www.welcomeargentina.com

Es el nombre que recibe una planicie al sur de la provincia de Mendoza. De paisajes raros y bellos. El sitio fue declarado Reserva Provincial y cuenta con unas 450.000 hectáreas.
Llegás a ella por la famosa Ruta Nacional Nº 40 y por la Ruta Nacional Nª 186.
Su paisaje es increíble, por sus formas y su inmensidad. Destaca su color gris plomizo otorgado por el origen volcánico. No sólo el color marca la diferencia, sino que hay volcanes por doquier, alrededor de 800 que no están activos desde hace milenios y además 1000 conos volcánicos. Parecen guardianes que resisten el paso del tiempo, vientos, lluvias.
Es tanta la variedad vulcanológica que resulta todo un paraíso para los expertos.Resultado de imagen para la payunia como llegar Seas o no seas un loco de los volcanes el entorno es tan diferente a aquello que conocemos que al observarlo vas a quedar impresionado.
Se encuentra a 160 km de la localidad de Malargüe, hermosa y apacible es conocida como la capital del Turismo aventura, por su cercanía con el centro de esquí Las Leñas. Este encantadora ciudad del sur mendocino, es un excelente lugar con alojamiento. De calles sosegadas, de noche ,si no hay nubes un cielo increíble brilla por la cantidad de estrellas que se hacen presentes, algo mágico para los que vivimos en la ciudad.
Si adorás cómo nosotros comer rico, y  no sos vegetariano, el chivo malargüino, te

chivo
Foto: mendoza.travel

brinda una fiesta en el plato y por supuesto, tiene su celebración: la fiesta Nacional del Chivo, que se da en los meses de enero.

Volviendo a la Payunia, visitarla implica un viaje a través de los siglos, porque vas a vivir la naturaleza como en sus orígenes. Es un ambiente enigmático con planicies y escorial de lava con conos volcánicos. La mayor concentración de volcanes a nivel mundial está aquí, es genial!
Aunque se halla en la misma provincia del cerro Aconcagua, de los mejores vinos de la Argentina, de los ríos fascinantes de montaña, este paisaje es de otro mundo.
Cuando la visité, conmigo había tres turistas, un israelí, un canadiense y un argentino.
Todos estábamos fascinados, uno de los más graciosos: el israelí, contaba que disfrutaba de un año sabático, y aquí en la Argentina, había aprendido a decir que “estaba al pedo”.

La excursión es de todo el día y se necesita preferentemente una 4×4, además de un guía especializado.   No hay muchos servicios y existe un parador en donde proveerte de alimentos y de bebidas para la travesía.
El relieve es sumamente rugoso cercano al volcán Payún Matru, uno de los tantos que más sobre sale. La lava fragmentada ha formado un arenal negro, que se lo llama pampa negra.
Hay otras actividades como observación de fauna, caminatas.

La Pasarela
Se denomina así a un paraje rocoso que fue esculpido y erosionado por un río de deshielo con 185 kilómetros. Se formó un pequeño puente, por donde antes pasaba la Ruta Nacional Nª 40. Sorprendente y maravilloso, acá actuó el cincel de la naturaleza y dejó su impronta. Este río lleva a un bosque petrificado de araucarias.

Un mar negro
Un desierto de color negro, en un recodo del camino lleva hasta la Payunia o Payén en donde la lava, reducida en fragmentos, forma superficies interminables que se denominan Pampas Negras, son unas de las primeros ejemplos volcánicos. El terreno se presenta con trozos de lava que cayeron en estado líquido o pastoso y, al enfriarse, tomaron formas curiosísimas. Los volcanes que más se destacan son el Payún Matru (que significa Barba o Cara de Chivato) y el Payún Liso. Este último tiene 3680 metros de altura y es el más alto de la región. Su cráter posee 400 metros de diámetro y 90 de profundidad. Lejos se observa el volcán Morado.

No todo es gris
Cómo la vida misma, no sólo predomina el gris, a lo lejos, brillan tonalidades de azules, rojos y lilas, de laderas cubiertas de los distintos materiales que fueron empujados, producto de las erupciones. Vas a ver coirones (una planta baja típica de la zona patagónica) de color amarillo que contrastan exquisitamente con el gris plomo de la tierra. Paisajes áridos se hacen presentes, se imponen. Hay ausencia de bosques o casi no existen plantas y esto es lo que caracteriza a la Payunia del resto de las zonas volcánicas del planeta. Una joya en términos de vistas emblemáticas.

La naturaleza como hace millones de años
El paisaje tan fascinante de Payunia confirma el momento en el cual los volcanes entraron en erupción y dejaron un sitio nuevo, convirtieron un vergel (se dice la zona era subtropical hace 50 millones de años) en un desierto, definitivamente lo tenés que conocer.

Caminante no hay camino
Si viajas por tu cuenta, es imprescindible que el vehículo sea alto que no “bese el suelo”. No tiene que ser un 4×4 pero sí bien alto. Es aconsejable llevar un bidón de nafta, porque en la ruta no hay donde cargar combustible. Sin embargo, nosotros te recomendamos que contrates una agencia local.

Recordá que tenés que llevar agua mineral, comida, abrigo, protector solar, gorro y zapatillas de trekking.
En la Reserva no existe ningún servicio.
La mejor temporada para que visites La Payunia es entre septiembre y abril, si bien se puede visitar casi todo el año, exceptuando cuando haya nevadas abundantes.

Esperamos hayas disfrutado y viajado a través de esta entrada.
Te deseamos que tengas una tarde bien arriba.

¡¡Gracias por leer nuestro blog, nos encanta tu compañía!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .